La encrucijada radical para evitar la interna

Varios dirigentes en la UCR bonaerense hoy piensa como José Hernández: si los hermanos se pelean los devoran los de afuera. A diferencia de la interna de marzo del año pasado (que debió ser en 2020) la renovación de autoridades partidarias se dirige hacia la unidad. La preocupación del partido centenario está puesta en las PASO del año que viene y un acuerdo con el PRO socio mayoritario se Juntos. En los distritos buscar replicar los acuerdos.

A dos meses de la interna se tejen negociaciones entre los dos sectores que disputaron la elección del lo pasado para evitar una nueva disputa. Hay una necesidad de mostrarse unidos y con fuerza para poder discutir condiciones dentro de Juntos de cara a las próximas generales.

Algo de eso ya se comenzó a plantear en el foto de intendente de Juntos que se reunió el pasado viernes en Balcarce. Sin candidato claro a la gobernación los, Jefes Comunales Radicales empujan la idea de listas mixtas. Pero no son los únicos, Patricia Bullrich lo había propuesta con la intención de evitar una primaria

A nivel nacional todo dependerá de cómo midan los dos nombres que hoy están en danza: el del gobernador de Jujuy, Gerardo Moralez; y el hombre de la empatía, Facundo Manes. El segundo tiene mejor imagen pero le falta conocimiento. El temor en el partido a nivel provincial es que se repita la presión del PRO a competir cómo pasó el año pasado si no se apoya al candidato amarillo para la nación.

En varias provincias habrá interna, donde se destacan la de Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires destacándose. Hoy en Buenos Aires el radicalismo padece la falta de un dirigente que empuje sus aspiraciones. Dispuestos a compartir una candidatura principal con el candidato amarillo, el partido busca limar asperezas hacia abajo paga evitar lesiones en el armado de las listas.

Así la interna de noviembre parece encaminada a un acuerdo entre Adelante Buenos Aires y Evolución, para la continuidad de Maximiliano Abad como presidente del partido.

En los distritos la situación busca repetirse pero con condimentos. En Quilmes, el comité distrital más grande de la provincia, ya comenzaron las negociaciones entre los dos sectores pero lo que puede darse como un hecho es que el oficialismo no volverá a llevar a Ricardo Cerna para la presidencia. Buscan alguien del riñón de Fernando Pérez.

En Avellaneda, donde la elección el año pasado había sido sumamente pareja hay diálogo para formar una nueva mayoría entre varios sectores, pero para llegar a un acuerdo hay un pedido, que Fernando Landaburu corra a su espacio de la conducción. Se discutirá hasta el final.

Otro distrito fuerte para Adelante Buenos Aires es Lanús. Allí con una elección despareja también avanzan el diálogo para ubicar a representantes de Evolución en la lista.

El único comité sin posibilidad de acuerdo es Lomas de Zamora. Cómo contó El Termómetro días atrás los dos espacios vienen en una disputa creciente en las últimas semanas y está todo dado para que se resuelva en las urnas. Aún así de ambos bandos saben que los lesionará en la disputa con el PRO y el pan peronismo para 2023 que tienen a candidatos puestos.

Asimismo, en Florencio Varela, Almirante Brown y Esteban Echeverría las conversaciones avanzan para evitar una contienda electoral.

1 Commentario

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*