Con resistencia del peronismo, el Concejo aprobó los gastos 2021 de Grindetti

En una jornada doble, el Concejo Deliberante de Lanús aprobó, por mayoría, la rendición de cuentas 2021 de la administración de Néstor Grindetti. Lo hizo en una sesión especial que se calentó por las críticas del Frente de Todos. Previamente, en la ordinaria, se convirtió en ordenanza el proyecto del Ejecutivo para eximir de tasas municipales a 1500 comercios de barrio; así como la suba especial para la categoría 13 del convenio de trabajadores municipales, la que regula el sueldo del Intendente y los ediles. Además, se habilitó una actualización de la documentación para los 13 candidatos que se presentaron para Defensor del Pueblo y adjuntos con la intención de votarlo en las próximas semanas.

El debate por los gastos realizó la gestión Grindetti el año pasado comenzó con la defensa del presidente de la Comisión de Hacienda, Omar López, quien se volcó a los fríos números de los documentos para destacar que la Comuna terminó con superávit el año. Entre los datos que aportó, de los recursos totales con los que contó la comuna (más de 17 mil millones de pesos), 11 mil millones fueron por recaudación, el 35 por ciento de esos la Coparticipación y 17 por ciento la tasa de servicios generales.

El gasto en personal se llevó el 40 por ciento de los recursos y la deuda subió al 9 por ciento, algo, que según la concejal Karina Nazabal “es inédito” en el Municipio.

Uno de los primeros en argumentar en contra fue Agustin Balladares (FdT de Lanús para Lanús) quien detalló una serie de programas subejecutados en el que el municipio o “calculó mal” o “no ejecutó correctamente”: Entre ellos el Plan Estratégico; el programa SUMAR, el PROTEGER; la Red AMBA; Argentina Hace; y el Fondo Educativo entre otros. Así también se quejó de la falta del contratado entre la Comuna y Covelia para la recolección de residuos. “A esta gestión los números no le cierran y quedan afuera derechos imprescindibles”, sostuvo.

La respuesta, sorpresivamente, vino de una edil radical, Valeria Larraz, quien aseguró: no nos sorprende que la oposición no acompañe la rendición porque no ha acompañado ninguna. En algunas ocasiones porque era deficitario y otras porque es superavitario. Su análisis es político. La discusión es que es lo que harían ellos pero no escuché que ningún gasto mal hecho”, sostuvo después de hacer una férrea defensa de la gestión Grindetti. Fue llamativo en un contexto donde la relación entre la UCR y el PRO es tirante, ante el reclamo de los “boina blancas” de volver a ocupar cargos en el Ejecutivo Municipal.

La presidenta del bloque FdT-Unidad Ciudadana reafirmó lo dicho por la concejal radical y sostuvo que las diferencias con el oficialismo son políticas: “Para nosotros la rendición de cuentas, como cuando discutimos el presupuesto, son momentos donde no solo se discute números fríos sino definiciones políticas profundas sobre como concebimos el estado”. Para la edil se discuten “dos modelos diferentes de país y de gobiernos locales”.

Así destacó la cantidad de recursos que llegan desde Provincia (obvió Nación) al municipio y aseguró que no existen diferencias con municipios del oficialismo, pero consideró que “está rendición muestra que los funcionarios no eligen Lanús para desarrollarse en comunidad y que quieren una ciudad pata unos pocos”.

En este momento se calentó la sesión. La respuesta enardecida llegó de Laura Lavandeira (Juntos) quien se refirió directamente a Gradaschi, aseguró que un el actual es “un Gobierno chico y que representa intereses de un pocos”, se esforzó por defender la gestión de Mauricio Macri y planteó que si no hay diferencias en los recursos que se reparten que “expliquen los montos de coparticipación que le llegan a Lomas de Zamora o Avellaneda” en contra de los que llega a Lanús.

El recinto ya era un murmullo. López pidió cerrar la lista de oradores y pasar a la votación, pero quedaban tres anotadas, una de ellas fue Marcela Barbeiro (FdT – Unidad Ciudadana), quien reiteró parte de lo que había dicho su presidenta de bloque: “molesta que hacemos política. No podemos discutir lo que estamos discutiendo sin saber que modelo de país y distrito queremos”, con críticas.

Una ya enojada Silvana Recalde (presidenta del bloque de Juntos), salió envalentonada a criticar a la oposición por “desvirtuar” la discusión de la rendición de cuentas, pero se sumó a ese proceso para hacer una serie de “pedidos” al gobierno Nacional y al Provincial: entre los gritos de los ediles peronistas que no la dejaban hablar, la titular de la bancada amarilla pidió que la Provincia invierta en infraestructura inmediatamente en el Hospital Evita, para tener con las derivaciones de operaciones; pidió que “IOMA entregue drogas oncológicas en tiempo y forma”, y que “se actualicen los montos del SAE para la comida que comen los chicos en las escuelas”.

“Las condiciones de vida de los vecinos de Lanús no es prioridad para la Provincia”, terminó enojada, mientras Julián Álvarez le gritaba “que devuelvan los 44 mil millones de dólares que se llevaron”.

La rendición de cuentas salió aprobada con los 13 votos de Juntos (9 PRO-Hacemos y 3 radicales), mientras que los 11 del Frente de Todos votaron en contra.

Sesión ordinaria

Previamente, la sesión ordinaria había comenzado con un homenaje de Julián Álvarez al director del Hospital vecinal, José Luis Stroia quien falleció el 11 de mayo.

La primera etapa de la jornada fue rápida y sin discusiones. Así, salió aprobado por unanimidad un proyecto que llama a actualizar la documentación presentada por los 13 candidatos y candidatas a la Defensoría del Pueblo de Lanús, así como para sus adjuntos, a fin de poder volver a ponerlas en consideración. Habría un acuerdo para votar al Ombudsman que empujó Nicolás Russo del Frente Renovador, pero todavía faltan definir los dos adjuntos.

Luego de haber tenido que mandarla a comisión hace dos sesiones, por falta de acompañamiento del radicalismo y ante una manifestación de municipales en la puerta, el Cuerpo aprobó el aumento extraordinaria para la categoría 13 del convenio de Municipales, que se trata de la planta política y es la base por la que se calculan los sueldos del Intendente y de los concejales. La medida salió tal cual estaba y no sufrió modificaciones luego de volver a pasar por la comisión. Todos los bloques que conforman al Frente de Todos votaron en contra, pero ninguno argumentó la medida.

Finalmente, se aprobó por unanimidad el aumento para la “bajada de bandera” de los taxis locales; reconocimientos de pagos varios, y sobre tablas el proyecto del Ejecutivo Municipal para eximir del pago de tasa de seguridad e higiene por todo el año a unos 1500 comercios locales. El bloque de Lanús para Lanús, de Sandoval y Balladares, pidió tratar sobre tablas un proyecto de modificación al expediente para incluir, además, a pymes y cooperativas. El oficialismo impuso su número y aclaró que “con un proyecto propio” buscarán incluirlas en la próxima sesión.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*