Lluvia de licencias, renuncias y nuevo presidente en el HCD

En una sorpresiva sesión, el Concejo Deliberante mostró los últimos movimientos en el oficialismo con miras al segundo mandato del intendente Mariano Cascallares. Tras la renuncia de Juan Fabiani a la presidencia del Cuerpo  y un pedido de licencia para asumir un cargo en el Ejecutivo, fue reemplazado en su rol por Nicolás Jawstuchenko.

En sintonía, acompañaron la modificación al organigrama municipal, el cual establece “la creación de 30 cargos nuevos” que llevarán a 380 la planta política. Uno de ellos, la Secretaría General, será la que lleve adelante el edil saliente.

“Quiero agradecerles a todos los ediles por este hermoso ciclo que me tocó presidir. Se viene un nuevo ciclo y me honra ser considerado por el intendente  para esta nueva tarea”, expresó el ahora ex titular del Deliberativo.

Luego de su breve mensaje, la nueva presidenta de la bancada oficialista, Cecilia Cecchini, tomó la palabra para despedir a su compañero. Inmediatamente después, propuso a su reemplazo, así como también sugirió a Andrea Bonetto como vicepresidenta primera y a Débora Mendilahatzu como vicepresidenta segunda.

Además, también aceptaron licenciar de su banca a Germán Bonnemezón -que se desempeñará como secretario de Gobierno- Bárbara Miñan, quien estará al frente de la Secretaría de Desarrollo Social, e Ivanna Rezano, que seguirá cumpliendo funciones en esa área. Ignacio Villaronga, por su parte, renunció para ocupar la Secretaría de Política Ambiental y Hábitat.

Así las cosas, asumieron en reemplazo Mabel Klebh, Pablo Repetto y Gabriel Aguirre, y Antonella Nápoli ocupó el lugar que había licenciado en 2017. Por su parte, Juntos por el Cambio perdió un integrante ya que el escaño que dejó Camila Crescimbeni fue ocupado por Claudio Villagra, quien formó el unibloque “Gente de Brown”.

Más allá de los recambios, pese al rechazo del macrismo, convalidaron el acta de renegociación de contrato entre el Municipio y la empresa de recolección de residuos Hesurmet. Cecchini explicó que la disposición tiene que ver con un “reajuste por inflación” que ya estaba previsto y que el objetivo es lograr “una correcta prestación del servicio”

En contraposición, Rodrigo de Abajo adelantó el voto negativo y solicitó un “tratamiento especial sobre el tema” y un “pedido de informe sobre el contrato” ya que se trata de “una empresa que se lleva alrededor del 20 por ciento del presupuesto que tiene por objeto mantener el estado de salubridad y dista de ser óptimo”.

Luego, con varias objeciones y acompañamiento dispar, respaldaron convenios entre el Municipio con la Universidad Guillermo Brown (UNAB), el Obispado de Lomas de Zamora, l Universidad Nacional de Lanús (UNLa) y el Ministerio de Desarrollo Social bonaerense.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*