HCD: Polémica por las declaraciones durante la visita de Morales a Avellaneda

En una jornada más extensa de lo frecuente, el Concejo Deliberante de Avellaneda tuvo una sesión caliente en la que oficialismo y oposición tuvieron varios cruces por la compra de un lote de terrenos y los dichos de un edil en un acto partidario.

Para comenzar, se declaró patrimonio histórico el edificio donde funciona el Centro Cultural La Calle Larga y personalidad destacada al histórico sindicalista Gerónimo Izetta a 31 años de su fallecimiento. Para este homenaje estuvieron presentes el intendente Alejo Chornobroff, su par de Villa Gesell, Gustavo Barrera, el secretario General de la Federación de Municipales de la Provincia de Buenos Aires, Oscar Ruggiero, y varios dirigentes sindicalistas de la región.

Luego, el oficialismo presentó sobre tablas un proyecto de resolución para repudiar los dichos del concejal Fernando Landaburu “quién durante la visita del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, manifestó que había alguien que a Milagro Sala la puso presa, en relación a Morales”.

El primer conflicto surgió porque desde la oposición aseguraron que el oficialismo no contaba con los dos tercios para tratar el tema sobre tablas, por lo cual debería ir a las comisiones, ya que solo tenía 15 votos de los 23 presentes (Lucas Yacob de Avellaneda Puede estuvo ausente). Sin embargo, el presidente del Cuerpo, Hugo Barrueco, expuso que con ese número alcanzaba y se aprobó su tratamiento en el recinto.

Landaburu explicó que “Morales presentó aportó pruebas y fue la justicia la que la metió presa” y enumeró algunas de las causas en las que se las acusa a la dirigente jujeña. Un grupo de militantes abucheó al edil por lo que tuvo que intervenir el presidente del Concejo.

Este tema trajo un extenso debate de media hora donde desde el oficialismo afirmaron que “las causas fueron armadas porque a Milagro la metieron presa mal”, que “fue una persecución política”, y hasta metieron en el debate los partidos de fútbol que compartieron Mauricio Macri, el fiscal Diego Luciani y el juez Rodrigo Giménez Uriburu.

En tanto, desde la oposición expresaron que “hay una doble moral porque nadie repudió Jorge Ferraresi dijo que cuando terminara el gobierno algunos iban a ir presos”, y que “cuando escracharon a Ferraresi a la salida de la Casa Rosada estaba mal pero no cuando empapelaron la ciudad con la cara de Macri”. También se incluyó en la discusión el patrimonio de la vicepresidenta Cristina Fernández y su familia.

El otro tema que trajo conflicto fue la compra conjunta de tres terrenos contiguos por 180 millones de pesos en Sarandí. La edil Silvia Diana explicó que el bloque de Juntos se oponía por que no estaba detallado cuanto se le pagaba a cada propietario y porque una de las parcelas tiene dos embargos y no aparece en la documentación que estén cancelados.

Ahí surgió otro cruce entre varios ediles. Juntos señaló la falta de documentación en muchos expedientes, criticó que los proyectos se entregan 15 minutos antes de la reunión de comisión y que el Plan y el Fondo de Viviendas no se utilizan nunca, ya que las viviendas se están haciendo por el Programa Procrear.

Desde el Frente de Todos volvieron a criticar, cómo en sesiones pasadas, la falta de política de viviendas del gobierno de Cambiemos, destacaron que se están construyendo casas y aseguraron que el fondo de viviendas se va a financiar con lo que se recaude de tasas de los contribuyentes que se van a sumar cuando vivan en las casas que se están construyendo. Fue aprobado por mayoría.

Además, y por unanimidad, se convalidó un convenio con el Ministerio de Infraestructura de la Provincia para la remodelación del Hospital Perón, otro con la Dirección de Vialidad para la puesta en valor del acceso al Mercado Frutihortícola, y uno con el Encope para la adquisición de ventanas y premarcos de aluminio producido por internos del Servicio Penitenciario.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*