Por temor a la interna, Ferraresi pacta con un histórico rival

La interna en el Frente de Todos está obligando a muchos de los actores involucrados a movimientos inesperados para tratar de sostener sus espacios de poder. En ese marco, si bien tomó licencia de su cargo cómo intendente, Jorge Ferraresi sigue siendo el conductor político del oficialismo de Avellaneda y no pierde de vista la reelección municipal en el 2023. Ante la aparición de una posible competencia dentro del peronismo y con cortocircuitos entre los propios en las últimas semanas cerró un acuerdo con un histórico rival en lo local.

La relación entre el ex Jefe Comunal y Hernán Doval, titular del Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda, nunca fue buena. Han estado en las antípodas desde hace años, en una pelea que continúa el enfrentamiento que ya tenían Rubén “Cholo” García, actual titular de la Federación de Trabajadores Municipales, y el ex intendente Baldomero “Cacho” Álvarez de Olivera, ex jefe político del actual ministro.

Así, a lo largo de la gestión Ferraresi se convirtió en moneda corriente la firma de paritarias sin la convocatoria del titular del único sindicato con personería gremial.

La relación estaba rota, sin embargo, en este último tiempo hubo una apertura del diálogo entre ambas partes que quedó sellada con un convenio para la construcción más de 100 viviendas destinadas a trabajadores municipales de Avellaneda. Se dio así, en la rúbrica del acuerdo, una foto casi inédita, Doval junto a Ferraresi.

El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat busca desactivar un frente interno que se viene gestando desde hace unos meses: el titular de STMA se había mostrado en reiteradas ocasiones con dos actores del Frente de Todos que quieren el lugar del intendente, hoy en uso de licencia.

Uno de ellos, el rector de la Undav, Jorge Calzoni, quien pasó de tener una gran amistad a estar enfrentado y querer competirle de manera interna en las últimas elecciones. La otra es la diputada y referente local del Frente Renovador Mónica Litza, quien también busca competir para ser la intendenta. Si bien electoral y territorialmente no supusieron una amenaza en el pasado, la foto de los tres juntos no gustó en el oficialismo y los últimos meses la preocupación interna fue creciendo por otro factor.

El posicionamiento de Ferraresi cómo férreo defensor del presidente Alberto Fernández trajo malestar a aquellos están del lado del Kirchnerismo más duro y esto trajo sus consecuencias en distintos ámbitos del Municipio.

Como detalló este medio, se produjeron algunos fuertes cruces en las reuniones de comisiones en el Concejo Deliberante en las que tuvieron que interceder los dirigentes con mayor experiencia en el recinto para llevar un poco de calma. Además, en una reunión del PJ local entre los referentes de los distintos espacios, hubo varias discusiones en el marco de las distintas miradas frente al acuerdo con el FMI y las consecuencias de pagarle al organismo internacional.

La pelea con el rector de la Undav, los reclamos del STMA, las intenciones de competir del Frente Renovador y el malestar del kirchnerismo que tiene una estructura importante y referentes cómo el senador Emmanuel González Santalla, llevó al conductor local a buscar a desactivar armados que podrían ser un problema en el 2023.

Es tal así que, si bien no hubo un llamado formal a una mesa paritaria, esta vez Ferraresi conversó con Doval previo a que el ejecutivo firme un aumento del 65 por ciento para los trabajadores municipales y hay expectativas por resolver algunos reclamos históricos que lleva adelante el sindicato.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*