El Concejo aprobó la semipeatonalización de la Lanusita

Después de algunas semanas de debate, el Concejo Deliberante de Lanús aprobó el proyecto del ejecutivo local para semipeatonalizar la calle del Valle Iberlucea, y otorgar beneficios impositivos para los comercios gastronómicos del polo La Lanusita. Con el rechazo de kirchnerismo duro, el Cuerpo aprobó también las modificaciones a la ordenanza que para la designación del Defensoría del Pueblo. Además, se prorrogó hasta el 15 de diciembre la fecha para la presentación del Presupuesto Municipal.

Si bien había presentado bastante resistencia al ser dado a conocer, el proyecto para “la ocupación de espacios públicos y limitación vehicular en el sector del polo gastronómico de Lanús oeste” solo tuvo 2 votos en contra y 22 a favor en la sesión extraordinaria de este mediodía. La propuesta que establece la semipeatonalización de la calle del Valle Iberlucea solo fue rechazada por Héctor Montero y Karina Nazabal.

Fue el edil del bloque Concertación Peronista quien expuso cerca de 20 minutos para justificar su negativa y la centró en la posición de los vecinos. Para él “esta ordenanza beneficia a un pequeño sector y perjudica a miles de vecinos”. Asimismo, recapituló el avance del proyecto desde una carta que, supuestamente, habrían enviado 140 vecinos pidiendo tomar una medida similar, en mediados de agosto. El concejal se quejó que el Ejecutivo haya estado pintando y trabajando en la zona previo a que el tema sea siquiera presentado en el Legislativo local. Así como señaló que se estaban repartiendo una serie de panfletos.

Por parte del oficialismo, Laura Lanvandeira defendió la propuesta y señaló que “los vecinos fueron escuchados de esa reunión (de comisión a la que se los convocó) surgieron varias modificaciones”, pero apuntó que “también es cierto que hay gente que no está dispuesta a aceptar los cambios que se vienen. Esos cambios surgen de la necesidad de muchos otros vecinos. Montero se queda con el petitorio de los que firmaron la foja uno. Nosotros pensamos en todos los vecinos de Lanús que necesitan una salida”.

Una postura similar tuvo la edil radical, Nazarena Mesías: “estamos confundiendo que estamos legislando para un pequeño sector, en un promedio son al menos 600 familias y no me parece poco”, marcó al contar los empleados gastronómicos que vuelve a trabajar y chicaneó: “los concejales que hoy se están oponiendo son los que aprobaron la modificación del código de planificación que permitió construir todo esos edificios en la zona”.

Según el proyecto aprobado, la semipeatonalización funcionará de jueves a sábados de 18 a 02 horas; se restringirá el acceso de vehículos, salvo una serie de casos particulares, como residente o personas que alojen en automóvil en un estacionamiento de la zona; prohíbe difusión de música en vía pública;  la cada comercio podrá colocar una “terraza” en el frente de su local que pueda sumar mesas en la vía pública, quienes no lo hagan no podrán hacerlo; y otorga una eximición del pago de la tasa de ocupación del espacio público hasta diciembre de este año (siendo extensible) para los comercios afectados.

Podría comenzar a funcionar después del lunes 19 de octubre cuando a provincia habilite la actividad gastronómica al aire libre en el conurbano bonaerense.

Tibia discusión por la Defensoría

Previamente, sin demasiado debate, el Cuerpo Legislativo aprobó por 16 votos a favor y 8 en contra la modificación en la ordenanza para la designación del Defensor del Pueblo de Lanús. La propuesta del oficialismo tiene un objetivo que es conseguir los acuerdo necesarios para poder nombrar un Ombudsman aliado (o por lo menos no uno enemigo). Es por eso que la norma baja de 16 (dos tercios) a mayoría simple (13 o 12 y el doble voto del presidente) el número necesario para la designación y remoción del titular del organismo.

El proyecto fue rechazado por el bloque del Frente de Todos Unidad Ciudadana, junto a los ediles Gabriel Sandoval y Karina Nazabal. Fue Natalia Gradaschi quien expresó los motivos: “Entendemos que el Defensor del Pueblo es una institución, que hace a la práctica y a los derechos de la ciudanía, de tal importancia institucional que no podemos plantear modificaciones tan necesarias sin realizar una convocatoria participativa”.

La edil también marcó “contradicciones” en el resguardo financiero por la pandemia y la creación “de un nuevo cargo para la Defensoría, como un nuevo adjunto”.  Y “sin querer entrar en detalles” cuestionó el cambio en la cantidad de votos y justificó la necesidad que quede en los dos tercios del cuerpo.

Sin oficialistas que lo haya defendido, el que se encargó de señalar el acompañamiento de la norma fue, Héctor Montero, quien recordó cómo se gestó la ordenanza original en 2015 y aseguró que “cuando se aprobó había algunos baches, había cosas que se podía subsanar, pero si faltaban cosas en la ordenanza, y creo que ahora se ha conseguido mejorar las funciones del Defensor. Fueron subsanados algunas funciones, se aclararon en este proyecto”.

Sorprendió a varios el voto de la concejal de kolina Jésica Flores Barrios, quien acompañó las modificaciones, junto a Montero y el Frente Renovador.

Finalmente, en el marco de la pandemia y ante la incertidumbre de cuándo se va a poder presentar un proyecto de presupuesto en la Provincia, se extendió la presentación local hasta el 15 de diciembre.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*