Una serie de convenios reabrieron la grieta en el Concejo

El Concejo Deliberante de Lanús sesionó de forma extraordinaria para aprobar la ordenanza preparatoria de cara al aumento de tasas pero las luces se las llevó la discusión por una serie de convenios entre la municipalidad y una serie de privados que fueron aprobados pero encontraron la resistencia del Frente de Todos.

El tema central de la jornada fue el aumento de las tasas municipales que, cómo adelantó este medio, rondará el 45 por ciento. El proyecto de modificación de las ordenanzas Fiscal e Impositiva fue defendido por Omar López, quien buscó detallar cuando mejorará la recaudación y en qué se utilizará área por área, pasando por encima del proyecto de Presupuesto que se votará la semana que viene.

Fue la concejal Karina Nazabal la que sacó a la luz el debate por el artículo 111 de la ordenanza, un agregado que cita: “facúltese al Poder Ejecutivo a reducir o incrementar en hasta un 30 por ciento los importes mínimos y/o alícuotas establecidas en la presente ordenanza tarifaria, mientras perdure el escenario de excepcionalidad generado por la pandemia de covid-19”.

De esta forma, la administración de Néstor Grindetti tendrá la facultad de modificar las tasas, a lo largo del año, sin tener que pasar por el Concejo Deliberante. La Presidenta del bloque mayoritario de la oposición, Natalia Gradaschi (Frente de Todos-UC) planteó que no están de acuerdo en “otorgarles poderes extraordinarios al Intendentes” y ya también adelantándose al presupuesto criticó que más de la mitad de los recursos con los que va a contar la Municipalidad lleguen desde los Gobiernos Nacional y Provincial.

La ordenanza preparatoria para el aumento de tasas salió aprobada por mayoría de 14 votos entre los bloques Juntos y sus socios el Frente Renovador (Sebastián Beroldo y Ana Laura Rodríguez) y Héctor Montero.

Sin embargo, sorprendió que a pesar de ser el más relevante, el cuerpo se descargó después de varias sesiones sin prácticamente discusiones en medio de la campaña electoral, con debates sobre una serie de convenios. El primero fue por el alquiler de la firma Autopark MRF S.R.L., ubicado en Av. H. Yrigoyen 3735-3737, junto a la Municipalidad, donde el gobierno quiere instalar el nuevo centro de monitoreo y seguridad.

Gradaschi explicó que acompañarían el tema pero recordó una discusión de 2018 sobre la subasta de tres propiedades municipales, donde asegura que la Comuna perdió dinero. La respuesta llegó del Presidente del Cuerpo (de salida, ya que termina su mandato) Marcelo Rivas Miera, quien recordó que “fueron dos los edificios que se vendieron y estaban en estado irreparable casi en estado de demolición”. Además, especificó que “se utilizó ese dinero e poner en valor el edifico municipal y la secretaría de desarrollo social”, para cargar tintas sobre la gestión de Darío Díaz Pérez y el estado en el que entregó el Municipio. Finalmente sumó que este convenio reducirá otros alquileres como la sede de Gendarmería y todo lo que corresponda a seguridad que se mudará al nuevo edificio.

Ya con ganas de discutir sobre temas menores, quizás por varios ediles transitan los últimos días en las bancas, el Concejo se calentó por un convenio entre el Municipio y Edesur para que la empresa seda las paredes de sus propiedades en el distrito y pague a artistas locales para que las pinten.

Nazabal fue la primera en exponer la posición de la oposición, quienes se opusieron y sostuvieron que ” la realidad es que Edesur no da ningún tipo de respuesta a los vecinos de Lanús ni al Ejecutivo de Lanús. Los pedidos de informes no son respondidos por la empresa. Esto es lavarle la cara a los vecinos que muy poco le importa los vecinos”. Montero, en un día de mucha defensa oficialista, recordó que el Frente de Todos se negó a un acuerdo con la Fundación Ronal McDonald, que nada tenía que ver, pero se sumó al temario.

Lo mismo ocurrió con un convenio con la Universidad Siglo XXI para “beneficios para empleados municipales y sus familias”. La negativa del Frente de Todos llegó porque “se elegía” una institución privada y “no una pública” y se quejaron para que el convenio sea con la Universidad Nacional de Lanús “a la que tenemos que fomentar”. La discusión, de más de una hora, derivó a la diferencia entre los público y los privado, tanto es así que se sacaron chapa de quienes se atienden en hospitales públicos o se recordó que la Intendenta de Quilmes o la Vicepresidenta de la Nación lo hacen en clínicas privadas.

El único aporte serio en medio de enojos de egos entre ediles lo hizo, otra vez, Karina Nazabal, quien en su intención de explicar por qué se oponían dijo que un acuerdo solo con esta entidad parecía “una publicidad de la Siglo XXI” y le estaban generando una “necesidad a los trabajadores municipales que no tenían”. Y propuso que el Municipio ofrezca becas para los trabajadores y sus familias y sean ellos que elijan dónde estudiar.

El último punto también generó alguna polémica. El Frente de Todos se opuso a un acuerdo entre la Municipalidad y la Asociación del Centro Comercial de Lanús (este) para utilizar sus instalaciones para la realización de obras de teatro y otras actividades por parte de la Comuna. En su argumentación, el concejal De Gregorio explicó que los gastos eran exorbitantes ya que se estaban contratando ahora y por el periodo 2021 se va a pagar más de un millón de pesos, cuando queda solo un mes.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*