Asesinaron a un efectivo de la policía de la Ciudad de un disparo en el pecho

Un efectivo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires fue asesinado ayer, de un disparo en el pecho, luego que cinco delincuentes intentarán asaltarlo cuando viajaba en su automóvil junto a su familia en SArandí.

El hecho ocurrió la mañana del viernes, cerca de las 7, cuando el policía se dirigía a pescar con su familia. Fue interceptado a la altura de Cangallo al 1.900, esquina Salta. La víctima fue identificada como Héctor José Kuciukas (59).

Según indicaron las fuentes a Télam, el policía se encontraba con su esposa, hija y yerno a bordo de su vehículo Renault Logan color gris y se dirigía hacia la autopista Buenos Aires–La Plata, ya que tenía planeado pasar un día de pesca en familia. Al parecer, pocas cuadras después de salir de decidieron volver a su vivienda por haber olvidado una luz prendida.

Al llegar a la casa,  el policía estacionó el vehículo en la vereda de enfrente y la mujer que iba como acompañante bajó para ingresar al domicilio. En ese momento, un Chevrolet Corsa color gris con al menos cinco delincuentes a bordo los interceptó. Dos hombres armados descendieron del automóvil y se dirigieron a la mujer con la intención de robarle

Kuciukas, al advertir el hecho, bajó de su auto e intentó desenfundar su arma reglamentaria. El delincuente armado le disparó al menos tres veces y uno de balazos impactó en el pecho del oficial, quien cayó tendido en el lugar, dijeron los voceros.

Rápidamente, los malhechores tomaron el arma reglamentaria del efectivo y huyeron del lugar. Tras el llamado de un vecino, un patrulleros de la comisaría 6ta de Avellaneda trasladó al policía al Hospital Presidente Perón pero llegó ya sin vida.

La causa quedó a cargo del fiscal Elbio Laborde, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 3 del departamento judicial Avellaneda- Lanús, quien ordenó el resguardo de la escena del hecho, el relevamiento de las cámaras de seguridad del lugar y las pericias a cargo de la Policía Científica.

Kuciukas cumplía funciones en el área de Conductas Delictivas en Eventos Deportivos de la Policía de la Ciudad. El hecho fue caratulado como “homicidio agravado criminis causa”, que prevé una pena de prisión perpetua para los autores del hecho.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*