Acusan a Ferraresi de “apropiarse” de la Sede Riachuelo de la UNDAV

El conflicto entre la Universidad Nacional de Avellaneda y la Municipalidad escala con el paso de las semanas. Luego que Jorge Ferraresi recorriera junto al Ministro de Justicia de la Provincia, Julio Alak, el edificio “Beatriz Mendoza” en el que se realizan obras para el Polo Judicial Avellaneda-Lanús, desde la Casa de Altos Estudios acusaron al Jefe Comunal de querer “apropiarse” de la Sede Riachuelo.

En un comunicado difundido por a web oficial de la Universidad, la Mesa Interclaustro Gremial de la UNDAV repudió a la Comuna por “la apropiación de la Sede Riachuelo por parte del Municipio de Avellaneda”. En el texto, recuerdan que el edificio “Beatriz Mendoza” había sido otorgado a la Casa de Altos Estudios por medio de un convenio firmado entre el Municipio de Avellaneda, la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) y la Universidad y estaba destinado al Departamento de Ambiente y Turismo, desde el año 2012, para la construcción de 17 aulas, un laboratorio ambiental, una biblioteca y un laboratorio de ambiente y física.

El conflicto comenzó en junio cuando Ferraresi ofreció el lugar al Presidente de la Suprema Corte bonaerense para que allí funcionen el Polo Judicial Avellaneda-Lanús y se retomó la semana pasada con la visita del Ministro de Justicia, Julio Alak, al lugar.

“Esta medida autoritaria impulsada por el Municipio de Avellaneda genera una situación de incertidumbre, tanto para les trabajadores docentes y Nodocentes, como para les estudiantes y graduados de la UNDAV, quienes aún guardan la expectativa de trabajar y estudiar en dichas instalaciones”, denunció la Mesa Interclaustro Gremial y señalaron que, “a pesar de los reiterados reclamos institucionales”, nunca recibieron respuesta por parte del Municipio indicando la fecha de entrega del inmueble.

En el documento que difundieron manifiestan su preocupación puesto a que perderían “un espacio vital para el desarrollo de las carreras en momentos en los que se plantean urgentes necesidades edilicias vinculadas al contexto de pandemia por COVID-19, para poder establecer cuidados sanitarios específicos” para la comunidad universitaria.

“Hoy, más que nunca, afirmamos que la Universidad Nacional de Avellaneda es sólo del pueblo y para el pueblo. Rechazamos la actitud arbitraria de la Municipalidad de Avellaneda, como siempre lo hemos hecho, ante cualquier medida que atente contra la casa de les estudiantes, les trabajadores, les graduados y la expansión de la planta docente y Nodocente de nuestra Universidad”, cerraba el comunicado desde la Mesa Interclaustro Gremial.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*