Fase inicial para urbanizar los barrios Libertad y Don Orione Viejo

El plan de urbanización que lanzó el gobierno de la Provincia destinado a ocho asentamientos del Conurbano dio sus primeros pasos en Almirante Brown, donde la “intervención de emergencia” se llevará adelante en los barrios Don Orione Viejo y Libertad. La propuesta, entre otras cosas, incluye la instalación de la red cloacal y de agua, el asfalto y el acondicionamiento del espacio público.

El proyecto, a nivel global, tiene un presupuesto total de de 800 millones de pesos de fondos del Tesoro provincial, más 200 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otros tantos del Banco Mundial. Intervienen la Nación y el Municipio, además del Organismo Provincial de Integración Social y Urbana (OPISU).

En este caso puntual, la “obra integral” tiene como punto central los trabajos de infraestructura, ya que – en términos de los vecinos- se trata de una “zona  olvidada”. No obstante, en esta primera etapa el foco está puesto en la realización de la plaza del barrio, para lo cual ya se hicieron una serie de reuniones con el objetivo de “consensuar” y darle forma definitiva a la idea.

Si bien podría ser la labor más sencilla, los encuentros que se llevaron adelante en la secundaria Nº 14 evidenciaron el malestar  vecinal por la situación en que se encuentra esta parte del distrito, donde la mayoría de las calles son de tierra, faltan servicios básicos y la recolección de residuos es deficiente.

Pese a esto, el objetivo inicial es que el espacio comprendido entre las calles Iglesias Paz, Córdoba, Sánchez Gardel y Sarcione deje de ser “la cancha del fondo” y se constituya como  el lugar de encuentro al que siempre estuvo destinado aunque nunca cumplió con esa función. Sin embargo, la polémica se encendió porque desde hace algunos años allí funciona un club de fútbol infantil que, además de su rol deportivo, busca contener a los chicos y evitar que “estén en la calle y se acerquen a las drogas”.

Pese a este escenario de incertidumbre, con enojos y quejas por la falta de intervención estatal en casi 40 años de historia, la propuesta está encaminada y se estima que en esta segunda mitad del año se verá el inicio de la ejecución. En tanto, las obras hidráulicas podrían comenzar a realizarse a fines de este 2018.

Como representante del OPISU, Pablo Roviralta es el responsable de este proyecto en particular. Por el lado del Municipio que gobierna Mariano Cascallares, estuvieron Ivana Rezzano, del área de Desarrollo Social, y la subsecretaria de de Infraestructura local, Gabriela Fernández.

 

1 Commentario

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*