Trabajadores de Hospitales Modulares reclaman por la continuidad de sus puestos de trabajo

Durante las últimas semanas trabajadores del Hospital Modular de Florencio Varela, montado para reforzar el sistema sanitario del distrito durante la pandemia, denuncian el cierre de la institución sin aviso previo. Además exigen la continuidad de sus puestos laborales.

Unos 110 trabajadores, entre kinesiólogos, médicos de terapia intermedia e intensiva, enfermeros, técnicos en farmacia, asistentes de tareas generales y administrativos del hospital construido junto a la UPA varelense empezaron a través de las redes sociales una campaña para visibilizar que a partir del 31 de diciembre sus contratos caducarán y que el gobierno provincial “no cumplió con la promesa de pasarlos a planta permanente”.

Una de las trabajadoras del Hospital Modular habló con El termómetro y explicó cómo está la situación: “Actualmente no tenemos pacientes internados ya que a mediados de noviembre empezaron a indicar que no se hacían más derivaciones desde la UPA hacia el modular por lo que no iba a haber nuevos ingresos. La última persona se fue el sábado pasado y lo que hoy estamos haciendo es cubrir guardias pasivas para cumplir horario y asegurarnos de cobrar ya que tomaron esta decisión de cerrar las puertas un mes antes de terminar los contratos”.

La mayoría de las contrataciones fueron realizadas durante el mes de julio, momento en que se inauguró. Dichos contratos fueron realizados por El Hospital el Cruce y , cuentan los trabajadores que en ese momento además de informar cuál serían sus honorarios se les planteó la posibilidad de ingresar a la planta permanente de la Provincia. En tanto, a mediados de septiembre se extendieron los contratos tres meses más hasta el 31 de diciembre. “Al momento de hacer el primer contrato ya se nos avisa que la Provincia en realidad lo que ofrecía eran becas por lo que teníamos que presentar determinada documentación en el Hospital Mi Pueblo de Florencio Varela. Hoy no tenemos manera de saber en qué quedó todo eso y qué pasó con esos papeles que nos pidieron”, explicó una de las trabajadoras que se desempeña como nutricionista.

En cuanto a las respuestas oficiales también sostuvo que todavía nadie se contactó con ellos para darles una solución. “ En mi caso envié un mail a recursos humanos del Hospital El Cruce para saber en que iba a quedar el contrato en enero y no recibí respuesta. Los directivos del UPA lo mismo, no saben. Ellos hicieron todo lo posible pero no se sabe quién se hará cargo y hasta ahora el 31 de diciembre se terminan los contratos”.

Junto a las campañas de las redes sociales los trabajadores del Hospital Modular de Florencio Varela se manifestaron frente al Hospital Néstor Kirchner donde además entregaron un petitorio a Recursos Humanos. “ Con los reclamos no conseguimos nada , solo conseguimos que salga hablar desde Nación el secretario de Calidad , Arnaldo Medina. Queremos visibilizar lo que pasa porque la mayoría perdió las esperanzas de que podamos conseguir que el 1° de enero sigamos trabajando. Lo que sí queremos es que se sepa que nos prometieron algo que después no cumplieron. La idea es visibilizar lo que pasa y poder mantener nuestro trabajo”.

Por su parte, desde el Ministerio de Salud de la Nación sostuvieron que la construcción de los hospitales fue algo excepcional que se hizo para dar respuesta a la pandemia y que como están ahora no sirven para otra cosa. Y agregaron que una vez finalizada seguramente tomarán diversas formas que empezaran a planificarse, a través de financiamiento nacional, con obras complementarias. Además aclararon que hoy los hospitales pertenecen a provincia ya que están en las UPA , y que si bien durante estos seis meses los sueldos se pagaron con dinero proveniente de nación, es el gobierno provincial quien tiene que definir junto con los municipios que sucederá con los hospitales. También dejaron en claro que “ desde Nación no hubo una propuesta de trabajo definitivo” sino que lo que hicieron fue “colaborar desde los hospitales nacionales para ponerlos en marcha durante la pandemia de manera transitoria.”

Durante los meses de agosto y septiembre, momento en que se llegó al pico de contagios el Hospital Modular de Florencio Varela llegó a su capacidad máxima. En ese periodo se completaron las 74 camas disponibles- 20 de terapia intensiva y 54 de terapia intermedia y cuidados mínimos. Luego, si bien ese número descendió  la cifra de ocupación se mantuvo entre 20 y 30 pacientes en total hasta noviembre en donde se dio la orden de dejar de recibir derivaciones de pacientes llegando al día de hoy en donde no hay personas internadas.

Al igual que en Florencio Varela, los trabajadores de los hospitales modulares de Quilmes, Lomas de Zamora y Almirante Brown denuncian su situación e incertidumbre ante la finalización de sus contratos es por eso que además de la campaña que están realizando a través de Facebook el próximo viernes 18 de diciembre cortarán el puente Pueyrredón y se manifestarán frente al Ministerio de Salud de la Nación.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*