La Salada quiere abrir

Sin un horizonte claro después de seis meses sin actividad, comerciantes y vecinos de La Salada reclaman la reapertura del predio ferial de Ingeniero Budge, dónde circulan y trabajan miles de personas y se mueven millones de pesos. En señal de protesta, este lunes está previsto que los locales abran, aunque “sin atención al público”, a fin de visibilizar el reclamo ante las autoridades del Municipio de Lomas de Zamora y de la Provincia.

“La repercusión de La Salada en el país y hasta en Sudamérica es muy notoria porque es un lugar barato para comprar. Lo que buscamos es que se reabra la fuente de trabajo, necesitamos volver a la actividad”, expresó en diálogo con El Termómetro Carlos Irigoni, parte del grupo de autoconvocados que protagoniza el reclamo.

Las tres ferias que componen este “shopping a cielo abierto”-Urkupiña, Punta Mogote y Ocean- cerraron sus puertas cuando se inició el Aislamiento social, preventivo y Obligatorio (ASPO) el 19 de marzo. Desde ese entonces, la tarea en el lugar quedó detenida y con ella la labor de “muchísima gente”.

“No está funcionando nada, la comunidad es respetuosa de que pasaron más de 200 días y nos surge trabajar. El reclamo es genuino, sin banderismos políticos, no es contra nadie sino a favor del verbo trabajar porque ya es insostenible”, agregó y aseguró que el objetivo es volver al ruedo bajo los protocolos que sean necesarios.

En este sentido, el hombre mencionó que ya se hicieron varias presentaciones y están a la espera de alguna respuesta por parte del gobierno de Martín Insaurralde. De la misma manera, están “haciendo gestiones” para que el mensaje llegue al gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Después de medio año paralizados y ante la proximidad de eventos como el Día de la Madre e incluso las fiestas de fin de año, fechas que motorizan un mayor movimiento en el rubro, la preocupación es cada vez mayor ante la imposibilidad de no llegar a recuperar al menos una mínima parte de lo perdido.

“Papá Noel y la Reyes magos vienen a comprar a La Salada porque es barato. Si no seguimos con alguna medida que llame a las autoridades a la reflexión nos vamos a quedar sin abrir en diciembre y es preocupante la situación”, graficó Origoni “con un poco de humor”.

Frente a esta compleja situación, el sábado se hará una asamblea para decidir los pasos a seguir. Ese día también se definirá la propuesta para el 12 de octubre, ya que fue propuesta “una apertura simbólica” y un “ruidazo” cada media hora para hacer visible el reclamo

“Es una actividad que genera ganancia para todos, haciéndola de forma responsable, sin ir en contra de las medidas que el Gobierno proclama, pedimos una posibilidad de demostrar que La Salada puede ser un ejemplo de trabajo, de organización y de respeto por el prójimo desde lo sanitario pero trabajando”, concluyó.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*