El kirchnerismo duro amaga con la interna ante un Gray cada vez más sólido

Tras la disputa del intendente de Esteban Echeverría y por entonces vicepresidente del Partido Justicialista, Fernando Gray, y el diputado Máximo Kirchner, por el arribo este último a la presidencia del PJ, parecía que los sectores identificados con el kirchnerismo duro iban a darle pelea al jefe comunal en el 2021, sin embargo, los números no cerraron y desistieron de hacerlo. Ahora, de cara al 2023, amagan con armarse y presentar un candidato propio.

El panorama actual en el distrito no cambió mucho en el último año y aunque desde dentro del Frente de Todos hay algunos sectores que quieren jugar la interna, Gray continúa manteniendo un fuerte control en el territorio y por ahora no parece verse amenazado.

Un ejemplo de esto fue la inauguración de un local de La Cámpora en el barrio 9 de Abril. El acto estuvo encabezado por el secretario de Derechos Humanos de la Nación y referente local, Horacio Pietragalla, y contó con la presencia de la ministra de Ambiente de la Provincia, Daniela Vilar, y el senador provincial Emmanuel González Santalla. Sin embargo, la convocatoria fue bastante escasa y no llegó al centenar de personas sumando militantes y vecinos.

De todas maneras, La Cámpora busca aumentar su peso en el distrito con la apertura de nuevos locales y el lanzamiento oficial del Ateneo Néstor Kirchner. Además, si bien no lo pregonan, en caso de darse una contienda electoral, el apuntado a encabezar la lista para competir en la interna es Pietragalla, quien desde el año pasado aumentó sus visitas al distrito.

Además, en Echeverría también hay varios espacios locales kirchneristas que están interesados en subirse al ring contra el Intendente, pero saben que sin un importante apoyo súper estructural no hay competencia posible, como ya lo experimentó el dirigente del PJ Miguel Belardi.  Lo mismo sucede con Pablo Montserrat, ex Subsecretario de Promoción y Desarrollo Industrial del municipio y líder de la agrupación Lealtad, quién dio un paso al costado en el ejecutivo soñando con el 2023.

Desde estos sectores del Frente de Todos,  que no están con Gray pero tampoco están bajo el ala de La Cámpora y sus aliados, ven la posibilidad de competir si desde arriba deciden jugar fuerte, pero buscan ser parte del armado y “no salir atrás en la foto mientras las decisiones se toman unilateralmente”.

Pese a que la búsqueda de competencia desde el FDT existe, el oficialismo local está atento pero no preocupado, ya que saben que por ahora el volumen de convocatoria es bajo y el control territorial del intendente es amplio.

Tanto es así, que en el armado de listas, Gray no suele darle espacios a otros sectores que en el resto de las comunas logran ubicar algún representante, salvedad hecha con el Frente Renovador, que tiene dos bancas y acompaña al bloque oficialista en las votaciones del Concejo Deliberante.

Por otra parte, las objeciones exhibidas por el Intendente a la conducción partidaria y la gestión política del Frente de Todos, lo reposicionaron fuertemente en el territorio ya que no puede endilgársele responsabilidad alguna sobre la crisis. Situación que una interna abierta lo termina consolidando.

 

3 Comentarios

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*