Viñuales se corta solo y toma distancia del resto de Juntos

Atrás quedaron las Legislativas de medio término y ya muchos ya trabajan pensando en 2023. Ese es el caso de Guillermo Viñuales quien se entiende número puesto para competir por la intendencia en Lomas de Zamora, sin embargo, en las últimas semanas, el ex Jefe de Gabinete municipal salió a caminar el distrito solo y a diferenciarse de sus compañeros de Juntos. Hay malestar interno y pases de facturas.

Viñuales fue una de las incorporaciones que tuvo Juntos en la tercera sección, entre varios dirigentes peronistas que, con diferencias con la conducción del Frente de Todos, particularmente con el kirchnerismo, buscaron una alternativa en la oposición provincial. Lo hizo de la mano de un partido vecinal y con la espalda de Hacemos, el espacio que armó Diego Kravetz y que cobró muy bien en la región de la mano de Néstor Grindetti.

Sin querer “quemarse”, peleó hasta el final para no ser candidato en las legislativas y en su lugar puso a una persona de su confianza, Cecilia Gómez. Quedó como Jefe de Campaña y hasta las PASO el espacio vivió una primavera. Varios de los actores locales marcaban la diferencia que habían tenido en la conducción con respecto a lo que había sido la experiencia de Gabriel Mércuri, dos veces candidato a intendente por Cambiemos.

Sin embargo, de ahí en adelante la relación cambió. Viñuales se cerró a su entorno y dejó de horizontalizar la toma de decisiones. Los resultados de las generales fueron amargos, cuando se esperaba un porcentaje histórico, quedó por debajo de los de 2017. Y algo se rompió en medio. A pesar de eso en diciembre, cuando asumieron los cinco concejales que ganaron su banca se rearmó un bloque de unidad, a diferencia de lo que había pasado los últimos dos años.

En diciembre mismo, Viñuales comenzó a marcar la diferencia con el resto de las fuerzas de Juntos. Un dato que molestó a varios dirigentes fue que abandonó un grupo de Whatsapp donde estaban todos los referentes de los partidos que integran la fuerza y que habían utilizado para coordinar la campaña electoral.

El año comenzó con una estrategia que parece ser cortarse solo. Ya pensando en 2023, retomó las caminatas y charlas con vecinos de diferentes barrios de Lomas, en esa micro campaña en la que el PRO es especialista, que hace recordar a los timbreos. Viñuales solo es acompañado por la concejal de su espacio. Asimismo, para sostener la espalda que lo respalda a nivel regional, participó dos encuentros de Hacemos.

Su espacio comenzó a copar las redes con mensajes de candidaturas de cara a 2023. El hombre de Unidos por Lomas se entiende el candidato puesto y desde ahí toma posición para la conducción de Juntos, lo que generó malestar en el resto de los espacios de la fuerza como los distintos sectores del PRO, el CC-ARI, el radicalismo y hasta dentro de Hacemos.

La situación se replica dentro del Concejo Deliberante. “No ganaron y ya se pelean entre ellos, no se cómo hacen para convivir”, describió un dirigente peronista a El Termómetro por la relación que se vive en los meses de receso dentro del Legislativo local. Si bien no se espera una ruptura de bloque si parece ser que el año será de tensión para la oposición local.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*