“Nos queda pendiente plasmar la representatividad del Sindicato en una mesa paritaria”

El secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA) Hernán Doval asumió un nuevo mandato al frente del gremio y apuntó a poder lograr una mesa paritaria con el oficialismo local que no los recibe a la hora de discutir los aumentos salariales.

“Estos 5 años de mandato (se prorrogó uno por la pandemia) hemos avanzado mucho en lo institucional, construimos una pileta, un polideportivo, reparamos el hotel en mar del plata, afrontamos la pandemia con la obra social, no nos faltó una cama y los test se hacían a domicilio. Con la representatividad y los reclamos logramos unos cuantos aumentos, nos queda en estos 4 años poder plasmar eso en una mesa paritaria como corresponde por ley”, afirmó el dirigente en charla con El Termómetro Turno Tarde.

En relación a esto último, añadió: “Los trabajadores municipales de patronal tenemos al poder político local. A veces es más complicado que otros gremios, sabemos el poder de los intendentes, a veces se puede dialogar y llegar a cuestiones de entendimiento y otras tenemos que recurrir al reclamo y la lucha. El sindicato en esa adversidad creció mucho y vamos a seguir por el mismo camino”.

En su asunción estuvieron presentes el rector de la Universidad de Avellaneda (Undav), Jorge Calzoni y la diputada nacional electa Mónica Litza, otros dos dirigentes de peso que están desencontrados con la conducción del peronismo local a cargo de Jorge Ferraresi y se repitió una foto que ya se dio hace pocas semanas.

“Con la Undav tenemos un convenio, venimos trabajando juntos institucionalmente. En el sindicato tenemos un jardín, un primario y secundario, y tenemos un convenio para que los hijos de los trabajadores tengan un nivel académico para hacer el traspaso a la universidad sin sufrir demasiado el cambio. Con Mónica tengo una excelente relación también, en esta circunstancia invitamos a la asunción a los amigos”, explicó.

Consultado por el futuro político y sí juntos pueden presentarse cómo una opción dentro del peronismo en una interna, aseguró que “de acá a dos años falta mucho”, pero destacó que “hay comodidad de los tres” y que existe un diálogo fluido.

Por otro lado, se refirió al hecho de que el titular SUMA, Daniel Aversa, otro sindicato municipal que sí participa de las reuniones paritarias, integró la lista de concejales que encabezó Magdalena Sierra: “No estoy en desacuerdo con que los dirigentes sindicales participen de la política. Lo que sí me parece es que los dirigentes de los sindicatos municipales nos enfrentamos en una disyuntiva a eso. Es no olvidarse de dónde viene y trabajar para los trabajadores municipales”.

“Cuando estuve en el concejo hemos sacado un montón de cuestiones para los trabajadores y en la legislatura me tocó sacar la ley de trabajadores municipales y eso tiene un costo. En eso se explica gran parte del no entendimiento que sufrimos con el intendente de Avellaneda. Una cosa es arreglar con el intendente y votar cualquier cosa y no pensar en los trabajadores municipales, la disyuntiva es trabajar por los municipales o venderlos para acceder a la política”, concluyó.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*