Los “regalitos” de Insaurralde acapararon la discusión en el Concejo

A días de las elecciones el Concejo Deliberante de Lomas de Zamora volvió a sesionar en medio de un clima embebido en lo electoral y atravesado por la grieta, entre los dos espacios político que se reparten los diferentes bloques legislativos. El tema de mayor voltaje fue un pedido de informe de Juntos por el Cambio que el Frente de Todos rechazó sobre los “regalos” que hizo la municipalidad, entre septiembre y octubre, a los vecinos que cumplieron años durante la campaña. Desde el peronismo aseguraron que “pensar que con eso se compra un voto” es “subestimar a los vecinos” y destacaron que buscan “llevarles un poco de alegría”.

La tensión se sintió desde que comenzó la sesión, con un oficialismo que, con una mayoría abrumadora, reinterpretó varias veces el reglamento interno del propio concejo o los acuerdos entre bloques bajo la condición de que “el cuerpo es soberano”. Así permitió a un edil peronista contestar una Moción de Privilegio que hizo un opositor cuando eso no funciona de esa manera.

En materia práctica, el Legislativo local aprobó un convenio con el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat para el mejoramiento de viviendas del barrio Campo Unamuno; así como la eximición de tasas municipales para los vecinos de la calle Maipú que se van a ver afectados por la construcción del nuevo bajo vías y la remodelación de la calle, por el lapso de seis meses.

Sin embargo, otra vez, el debate político se llevó (la mayor parte del tiempo y ) los reflectores con los temas de mayor debate. Y el tema principal fue un pedido de informe, presentado por el Concejal Gustavo Ganchegui (JxC), quien pedía al Ejecutivo municipal que explique de donde salieron, cuántos eran y cómo se repartían los fondos utilizados para los “regalos” de cumpleaños que la comuna envió a vecinos del distrito, entre septiembre y octubre, los meses entre elecciones, con una carta firmada por el Mandatario en licencia y actual Jefe de Gabinete de la Provincia, Martín Insaurralde.

“Nos sorprende que con todos los problemas que tenemos diariamente en Lomas de Zamora destinen fondos para esto”, se quejó el edil cambiemita y lamentó que, cómo indica el reglamento del HCD el pedido de informe no vaya a comisiones, sino que sea desestimado: “El artículo 56 de nuestro reglamento interno dice que todos los pedidos de informe van a comisión y se responden en 15 días”.  Además, advirtió que el tema está dentro de una causa judicial, dentro de lo que la oposición llama el “plan platita” que denunció la Conducción de Juntos por el Cambio en un juzgado en San Juan, pero donde incluyeron los “regalos de cumpleaños” por considerarlo prebendas electorales.

La respuesta estuvo a cargo de la Jefa del Bloque de concejales del Frente de Todos, Graciela Chavez, que, lamentablemente, nunca aclaró si los “regalos” se tratan de un nuevo programa municipal que continuará o solo se entregaron durante la campaña electoral.

Para la Concejal, la intención del Gobierno municipal es “estar cerca de los vecinos y escuchar sus necesidades”; y planteó que las diferencias de concepción política que tienen con la oposición ya que el Peronismo entiende la decisión de “gobernar y gestionar que es donde se plasma las políticas públicas”.

A los ediles de Juntos les aseguró que tienen “instancias administrativas” para controlar lo que se gastó y esa es la rendición de cuentas, y se quejó de que “utilizan mal el término platita”.

Para Chavez :”Llevarle un regalo de cumpleaños al vecino, no es proselitismo de campaña, pensar eso es subestimar al vecino porque el ciudadano entiende los proyectos políticos”, sostuvo y agregó: “Fueron meses muy duros y (los regalos) fue llevarle un poco de alegría a la gente”

“Si nos van a acusar de ayudar con dinero con los diferentes programas de políticas públicas de este municipio, pues lo vamos a seguir haciendo”, reafirmó y cerró: “Hablan de populismo y comprar votos y para nosotros es justicia social”.

El otro tema que volvió a calentar el debate dentro del cuerpo fue salud, con distintos proyectos, todos rechazados por el oficialismo. El primero un pedido de informe por los carnets de vacunación, que el Frente de Todos contó que repartirá casa por casa, aunque todavía no lo comunicaron oficialmente. Y el otro la rotura de un tomógrafo en el Hospital Galdulfo que llevó a 40 minutos de debate, cuasi infantil, donde desde el Frente de Todos culpaban a Macri y Vidal por la destrucción del sistema de salud y desde Cambiemos parecían obviar que habían sido gobierno en los últimos años. Sin embargo, la realidad es que el Galdulfo estará sin tomógrafo hasta enero cuando el Gobierno provincial instale el nuevo que ya está previsto que compre.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*