El modelo de gestión municipal a control remoto

A pesar de su salida de la Intendencia para ocupar cargos en el Gobierno Nacional y Provincial, Jorge Ferraresi y Martín Insaurralde continúan con una supervisión constante de las tareas municipales de sus respectivos distritos. Lejos de delegar el poder en su representación local (a los que eligieron para sucederlos en las listas de concejales) se erigen como Intendentes a distancia que manejan la comuna por control remoto. Las similitudes y diferencias de ambos casos en las que el control diario de la administración municipal pasa por distintos actores y la salida para poder volver.

Reconocido por su obsesión al detalle, era esperable que Jorge Ferraresi no delegase ninguna de las decisiones centrales que atañen a la comuna en ninguna otra persona. Con su salida el Ministerio de Hábitat y Desarrollo Territorial, el Jefe político indiscutido del distrito reordenó un gabinete que ya estaba enflaquecido por varias salidas, desde diciembre de 2019. A la firma quedó su ex Jefe de Gabinete, Alejo Chornobroff, joven que creció en la consideración del Mandatario local, en los últimos años, al punto de encabezar la lista de concejales de 2019.

Sin embargo, rápidamente le quitó manejo político, Magdalena Sierra renunció a su banca de diputada nacional para dedicarse 24/7 al ejecutivo municipal. Desde la Jefatura de Gabinete es la cara de la gestión, y la Jefa local. Sin embargo, para que la administración municipal no se pare, ni se duerma, otro que retomó tareas que realizó durante años es Hugo Barrueco, presidente del Concejo Deliberante, pero funcionario sin cargo. Nunca abandonó su oficina en el ejecutivo donde dirige el día a día de palacio comunal.

Ferraresi tiene una rutina ya entrenada en este (casi) año de gestión nacional: de lunes a viernes gestiona desde CABA, recibe Gobernadores o Intendentes, anuncia obras, encabeza actos o reuniones, los fines de semana está dedicado al territorio, donde está al frente de alguna actividad. La campaña desvirtuó un poco las formas, y participa mucho más de las cuestiones locales para empujar a Sierra, la primera candidata al concejo por el Frente de Todos.

Insaurralde mantuvo en vilo posibles cambios en su gabinete tras su salida. Sin embargo, (por ahora) solo uno de sus secretarios lo acompaña en la Jefatura de Gabinete de la Provincia, el abogado Victor Matassi, hombre de extrema confianza del mandamás lomense, de quién algunas malas lenguas opinan que va para “cuidarle la firma”. Además, sumó a otro dirigente muy cercano, pero de su armado provincial, ex intendente del Partido de la Costa y Diputado Provincial, Juan Pablo de Jesús.

Hombre que parece no descansar, los primeros días como Jefe de Gabinete del lomense fueron a pura reunión, reubicando el poder del Gabinete bonaerense hacia su cartera. Tras algunos encuentros con el Gobernador, ahora los Intendentes (oficialistas u opositores) se reúnen con él. Hábil político de ambición, el lugar le permite mostrar sus dotes para posicionarse a su gran objetivo personal, la Gobernación de la Provincia, cargo al que aspira desde 2015.

Al igual que Ferraresi, Insaurralde también previó al detalle el armado de la lista 2019. El de Avellaneda relegó a la persona de su mayor confianza, Hugo Barrueco, para poner a un joven sin estructura ni desarrollo político como su sucesor; en Lomas la pelea por el primer lugar de la lista llevó a lo que sería la ruptura y pelea personal con su ex Jefe de Gabinete, durante 10 años, Guillermo Viñuales. Como había hecho en 2011, Martín eligió a su mentor político Santiago Carasatorre para sucederlo sabiendo que podía llegar a dejar el cargo.

Es que ambos dirigentes lo consideraron desde el minuto cero. La Ley que impide las reelecciones de los Intendentes tiene un (enorme) agujero que, con una licencia de más de un día de la mitad del mandato, les permitiría a los Barones del Conurbano volver a presentarse.

Así Ferraresi esperaba un lugar en el gobierno de Axel Kiciloff se hablaba del ministerio de Obras Públicas; mientras que el nombre de Insaurralde suena siempre que el río corre: apareció rondando varias veces en posibles cambios de Gabinete y, tras la derrota en las PASO, muchos lo tenían como el hombre para suceder a Cafiero. La estrategia se mantuvo, pero los Gobernadores se impusieron en Nación, y Cristina avaló su llegada a la Provincia.

Martín tampoco deja libre el distrito. En su segundo fin de semana como Jefe de Gabinete, volvió a Lomas para encabezar un acto junto al ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis; este martes por la mañana encabeza una mini reunión de Gabinete municipal, junto a Marina Lesci, la actual Intendenta en funciones.

Si, a diferencia de lo que pasó en Avellaneda, no intervino el gabinete municipal. No lo necesita. Desde la salida de Viñuales, se terminaron las rispideces internas en Lomas. El sector que comanda el presidente de la Cámara de Diputados provincial, Federico Otermin, controla áreas clave, como la Jefatura de Gabinete, con Martín Choren, y llevan una buena porción de la gestión. Al propio diputado se lo puede ver frecuentemente al frente de varias actividades, recorridas o reuniones políticas, junto a Daniel Vilar y Adrián Santarelli, hoy los máximos referentes de Insaurralde.

Control a distancia y supervisión constante de la gestiones de dos intendentes sin peso territorial que les garantizan retener el poder local. Ferraresi e Insaurralde se alejaron confiados de sus sillones municipales, con otras ambiciones y proyectos, pero sabiendo que no tendrán rebeliones en casa.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*