“Cristina vuelve a los Barones del Conurbano que le garantizan territorialidad”

El consultor y analista político Carlos Germano pasó por el aire de El Termómetro Radio, por FM Secla, para explicar las causas de los cambios de gabinete a nivel provincial y sus posibles consecuencias de cara a las elecciones de noviembre y subrayó que se dieron para recuperar el territorio perdido.

“Tenemos que entender que está todo relacionado, (los cambios a nivel nacional y provincial) la desestabilización del domingo fue la Provincia. No estaba en la cabeza de ningún dirigente perder la Provincia. En los cambios tenés a dos intendentes que potenciaron el gabinete, Gabriel Katopodis y Juan Zabaleta y entran dos dirigentes que conocen muy bien como Aníbal Fernández y Julián Domínguez, que trabajan territorialmente”.

En ese sentido, añadió: “El peronismo pierde territorialmente la Provincia, Axel Kicillof ganó por 17 puntos hace dos años y se concentró en su propio grupo de trabajo con dirigentes que poco conocen la Provincia. Cristina Fernández vio la pérdida de territorio y planteó poner a un intendente (Martín Insaurralde) cómo jefe de Gabinete y para manejar obra pública a Leonardo Nardini, porque en el territorio estuvo el déficit”.

Además, sostuvo que “Cristina sabe que su bastión político es la Provincia, sobre todo el Conurbano” y que “su hijo Máximo Kirchner se proclamó el jefe político del peronismo bonaerense como presidente del PJ, y sin asumir todavía va a la primera representación pública y pierde”. En esa línea, insistió en que “de la forma que estaba construyendo Kicillof su poder no le garantiza a Cristina el triunfo electoral y ante ese hecho vuelve a los viejos Barones del Conurbano que le garantizan el territorio”.

Consultado por si estos cambios pueden generar un cambio en las elecciones generales, consideró que “es muy difícil” y que percibe que “empiezan a agotarse los sistemas de construcción política”.

“Siete de cada diez argentinos juzgan negativa la gestión económica de Alberto Fernández, cinco de cada diez manifiestan que su calidad laboral es negativa y seis de cada diez manifiestan que su calidad de consumo se deterioró. Es difícil de revertir en 60 días por más que pongan millones y millones en subsidios, hay algo roto”, analizó.

Asimismo, detalló que “hay dos datos que se vieron mucho en el Conurbano”. Por un lado, aseguró que “hubo una grieta muy fuerte en el confinamiento entre los empleados públicos, que son muchos militantes rentados que fueron a buscar el voto y a fin de mes cuando nadie podía salir en sus cuentas tenían el dinero, y sus vecinos que tuvieron serias necesidades económicas porque no pudieron salir a trabajar”.

“El segundo dato es el cierre de los colegios, no solo educativo, sino también que afectó la desorganización laboral, muchos tuvieron que dejar la mitad de su sueldo para pagar a alguien que cuide a sus hijos y eso generó un grado de ruptura con el nivel territorial muy fuerte. Veo un escenario muy complicado para el oficialismo”, agregó.

Por último, Germano afirmó que el nuevo gabinete provincial es “netamente electoral y no definitivo” y que “si en 60 días la gente no acompaña al gobierno, se va a vivir una situación similar y de alianzas difíciles de mantener”.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*