Lanús: El laboratorio de la interna del Frente de Todos

(Por Ezequiel González)

El mapa electoral de la Provincia de Buenos Aires de cara a las PASO dejó dos cosas en claro para el oficialismo: no ofrecerá internas donde gobiernen para no exponer las heridas que tiene la alianza peronista en una elección legislativa, y donde sean oposición se abrirá el juego. Ese es el caso de Lanús, corazón del conurbano bonaerense, uno de los distritos grandes de la poderosa tercera sección electoral que el Frente de Todos usará de prueba de ensayo de cara a 2023. Las tres listas que participarán en la interna de septiembre quedaron bien demarcadas en su representación superestructural y cada sector juega sus cartas.

A pesar de la derrota local en 2019, el peronismo lanusense miraba con entusiasmo las legislativas. Prácticamente todos los sectores coinciden que puede ser la primera derrota electoral para el jefe comunal cambiemita, Néstor Grindetti, desde que llegó a la intendencia en 2015. Pero ni siquiera esa expectativa permitió a los sectores locales aunar esfuerzos. Los lazos en las agrupaciones del Frente de Todos de Lanús están rotos, muchos son insalvables. Ante ese escenario se esperaba una posible orden desde la conducción Nacional y Provincial, hecho que tampoco ocurrió. Así la Cámpora, los Intendentes, el Frente Renovador y las organizaciones sociales tendrán sus candidatos enfrentados, con acuerdos que rompen alianzas provinciales y ponen en duda la estabilidad de la alianza de Gobierno.

La “Organización” plantó su candidato: el ex vice ministro de Justicia de la Nación, Julián Álvarez fue el elegido por el Ateneo Néstor Kirchner para encabezar la lista. Estaban dispuestos a negociar todos los otros lugares, pero tuvieron una respuesta adversa ante la figura del ex funcionario de Cristina Kircher. Finalmente, lograron cerrar acuerdos con la CTA Autónoma y UP, que conduce Víctor De Gennaro y va en el tercer lugar, y con la CGT para la renovación de la banca de Marcela Barberio, en representación de la central obrera que a nivel local conduce el hombre de la UOCRA, Héctor Villagra.

En un gesto de apoyo, el ministro de Hábitat y Desarrollo Territorial, Jorge Ferraresi, acompañó la presentación de la lista, junto a la conducción de La Cámpora a nivel regional con la Intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, el secretario del Interior de la Nación, José Lepere y el senador bonaerense, Emmanuel González Santalla.

Más allá del acuerdo que tiene con Máximo Kirchner a nivel provincial, por lo que lo empujó a la conducción del Partido Justicialista bonaerense, Martín Insaurralde decidió salir a jugar y romper el débil armado local diseminado en varias agrupaciones. Aliado con Darío Díaz Pérez y el Partido Justicialista local, impuso su propio candidato, un hombre de su extrema confianza, el titular de Lotería y Casinos de la Provincia, Omar Galdurralde. Es parte de una estrategia regional con miras a la Gobernación, con la que MI apuesta por sumar nuevos distritos bajo su ala, como ya funcionan Almirante Brown, Florencio Varela, Ezeiza y San Vicente.

En una jugada que pocos vieron, Sergio Massa, quien también tiene sus propios acuerdos electorales con Maximo Kirchner, cerró con Insaurralde y así el Frente Renovador local acompañará a Galdurralde. El pasado sábado, la presentación del espacio expuso una foto con seis intendentes de la Tercera Sección, el Presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, dos senadores provinciales, la titular de AySa Malena Galmarini, y dos diputadas nacionales. Salieron a mostrar músculo, cuando saben que tienen una campaña cuesta arriba. Su candidato tiene poco conocimiento local, ya que si bien nació en el distrito su carrera política fue en Lomas donde ya fue concejal.

Pero a la pelea de pejotistas y kirchneristas duros se suma un nuevo actor que a nivel nacional viene presionando por espacios de poder y que muestra, en marchas como las del día de San Cayetano, una fuerte inserción en los barrios. Los movimientos sociales tienen su candidato, Agustín Balladares, referente del Movimiento Evita de la Tercera va a la cabeza de la lista.

La experiencia para el Evita ya le trajo éxitos en Moreno, donde después de la pésima gestión de Walter Festa, la organización social se quedó con el municipio de la primera y hoy tiene a Mariel Fernández como su primera intendenta en la Provincia.

En 2019, Balladares jugó y, en una interna donde el resto de las organizaciones nombradas acompañaban la candidatura de Edgardo Depetri, sacó 30 por ciento y metió la minoría. Hoy presiona con ese porcentaje ante la división de las otras fuerzas. Y si bien no buscó presencias  para el acto presentación de su lista, el hombre de Reconstrucción Lanús apuesta a ser la cara del Presidente Alberto Fernández en el distrito. Funcionario nacional de la Jefatura de Gabinete tendrá varias fotos con El Hombre, como la que se sacó ayer, mientras que el resto de los candidatos participan de la presentación de la Agencia de Empleo local del Ministerio de Trabajo.

El Peronismo utiliza la batalla de Lanús para medir fuerzas para lo que viene. La Cámpora apuesta a arrastrar los “votos de Cristina”, la alianza Pj-Frente Renovador podría adelantar un acuerdo más grande con objetivos superiores (¿la Gobernación?) a un distrito; mientras que a la vez muestra el avance de los Movimientos Sociales, que le quitan juego a los intendentes en los barrios y le sacan representación a la organización kirchnerista.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*