Los gastronómicos piden una Ley de Emergencia

Luego de las medidas anunciadas por el presidente Alberto Fernández para disminuir la circulación y evitar que siga creciendo la curva de contagios de Covid-19, el sector gastronómico se movilizó este jueves hasta la Quinta de Olivos para solicitar ayuda del Estado.

En charla con El Termómetro, Walter Pologna referente de Gastronómicos de Avellaneda, aseguró que desde el sector entienden que hay una emergencia sanitaria y “la necesidad de cerrar por dos semanas”. Sin embargo, subrayó que ante este escenario, “se necesita de manera urgente una Ley de Emergencia Gastronómica”.

“Hoy el sector no está en condiciones de pasar por la misma situación del año pasado, lo único que va a producir es más cierres. No somos el gran problema de contagio del país, quedó demostrado cuando en octubre se volvieron a abrir los bares y no crecieron los contagios de manera exponencial. Si tenemos que cerrar temprano nos vamos a fundir porque no hay manera de responder con deliveries o take away las demandas estructurales de los locales gastronómicos”, enfatizó.

Por este motivo, le piden al Gobierno que “tome conciencia” de la situación y lleve adelante “una batería de medidas que beneficien al sector cómo un ATP específico, anulación de impuestos y eximición de ingresos brutos e IVA”.

En esa línea, aseguró que “el panorama en Avellaneda es complicadísimo” ya que “muchos locales subsistieron con la esperanza de que llegue el verano, pero el verano se está acabando y se volvieron a aplicar cierres”.

Además, si bien destacó el buen diálogo con el Municipio, señaló que “la ayuda que ofreció fue muy poca y no es lo que se necesita para ayudar con el problema”. Detalló que les ofrecieron “una leve eximición de algún impuesto”, pero con el condicionante “de tener pagos los impuestos anteriores cuando ya se venía de un momento muy duro”. También criticó que “llegaron facturas sobre el uso de espacio público en el momento en donde los locales estaban cerrados”.

Por último, reconoció que en algunos lugares ocurrieron algunas irregularidades en el cumplimiento de las medidas sanitarias, pero sostuvo que “a comparación de lo que pasó a nivel nacional fue muy poco lo que pasó”.

“Es algo que pasó en todos los lugares porque hubo un relajamiento, pero lo que nosotros pedimos es más controles, que los empleados del Municipio vengan con la función de ordenar, no de castigar. Controlar la nocturnidad en Avellaneda sería fácil”, cerró Pologna.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*