Jorge Márquez | Elecciones del 46 en Quilmes: lejos de Braden, cerca de una nueva época

 

 

 

Por Jorge Marquez (politólogo y docente universitario)

 

Durante el verano del 46 tuvo lugar una apasionada competencia electoral, con vistas a las elecciones de febrero.

La fórmula integrada por José Tamborini y Enrique Mosca (apoyados por un sector del radicalismo y de los Partidos Socialista, Demócrata Progresista y Comunista —la llamada Unión Democrática—), enfrentó a Juan Domingo Perón y J. Hortensio Quijano, representantes del Partido Laborista y de la UCR Junta Renovadora.

Muchos sabrán que el 12 de febrero de 1946, a menos de dos semanas del acto eleccionario, el Departamento de Estado de los Estados Unidos dio a publicidad un documento que será conocido como Libro Azul, que vinculaba al gobierno militar argentino, y en especial al coronel Juan D. Perón, con la Alemania nazi durante los años de guerra.

Así, el Laborismo tomó como consigna “Braden o Perón” luego de la intervención abierta del embajador Spruille Braden y las acusaciones sobre la supuesta ideología del líder del laborismo.

En Quilmes, los seguidores de Perón hicieron un escueta campaña gráfica basada en frases y apelaciones tales como: “ciudadano vote por el más digno!” mientras recomendaba (El Norte, del sábado 23 de febrero 1946), “La tranquilidad debe presidir estas elecciones concurra a votar serenamente. Quiera y sepa votar”.
Tamborini y Mosca visitaron el partido el 19 de febrero del 45 en el cine/teatro Moderno. La Unión Democrática estaba presente en el partido, recordemos que el quilmeño Crisólogo Larralde, fue candidato a vicegobernador por la UCR.

El líder laborista había venido a Quilmes en dos oportunidades antes de las elecciones: El 2 de setiembre del 45 cuando visitó el Sindicato de Obreros Cerveceros y el Palacio Municipal. En esa oportunidad, se llevó adelante en la plaza Pellegrini (hoy San Martín), un acto multitudinario. La segunda visita fue el 19 de diciembre de aquel año, cuando vino a inaugurar el edificio de nuestra primera fábrica de aviones IMPA.

La publicidad política partidaria, competiría con los tiempos del carnaval, justo cuando los clubes organizaban sus tradicionales bailes con orquestas típicas, como los casos del Quilmes, del “Clu” Social Sportivo Alsina, de La Cosque y el Rinconada Pampa.

Los problemas que aquejaban a los quilmeños por esos días, eran la calidad de la carne que se vendía en el partido, el estado de las calles y los riachos que se formaban los días de lluvia.

Debemos decir que la campaña desató pasiones y tragedias.

El miércoles 21 de febrero de 1946, luego de un acto político del laborismo en el bar Munich —ubicado en San Martín 472—, se enfrentaron un grupo de estudiantes con algunos participantes del evento. Hubo una discusión, insultos y un posterior tiroteo.

Como consecuencia del mismo fue asesinado Jorge Backmas, de 21 años, estudiante de 2° año de ingeniería en la Universidad de la Plata, presidente-fundador del Centro de Estudiantes Democráticos de Quilmes. Con posterioridad, como consecuencia de las heridas, falleció Julio A. Rivello Basualdo de 19 años.

Esos enfrentamientos no se repetirían en las elecciones, que fueron inobjetables, aunque no contemplaron la posibilidad de que los ciudadanos de los municipios pudieran elegir a sus intendentes, concejales ni consejeros escolares. Sería aquella, la última elección en que las mujeres no podrían participar.

El Distrito de Quilmes se dividió en Este, Oeste, Bernal, Berazategui, Ezpeleta, Ranelagh y Hudson, y concurrió a votar el 85% de los ciudadanos habilitados en el padrón (el total era de 23.198).

El Laborismo triunfo por 13.563 votos contra 7.200 de la UCR, es decir, obtuvo una diferencia de más de 6 mil votos, un porcentaje muy contundente del 65,32 % —es decir, incluso al nacional que fue del 52%—.

Para poder votar autoridades locales, los quilmeños, como los ciudadanos de los otros municipios de la provincia, deberían esperar hasta el 14 de marzo del 48.

De esta manera, empezaba un nuevo tiempo político, Perón logró romper la hegemonía de los partidos tradicionales. Como pasó en el país, en el ámbito local aparecería un nuevo actor que le disputaría el poder a los conservadores y radicales.

 

Agradecemos las imágenes al Instituto Juan Domingo Perón

 

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*