Tracción a sangre: “Hay que pensar en una política masiva más allá de la prohibición”

A partir de la nueva reglamentación de la ordenanza que prohíbe la tracción a sangre en Quilmes, Laura Cibelli, dirigente de la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), manifestó la conformidad del sector con lo estipulado por el gobierno municipal ya que explicó trabajaron en conjunto durante varios meses, aunque todavía falta mucho para resolver la situación de carreros y cartoneros

“Veníamos trabajando con esa reglamentación hace varios meses, porque es una deuda complicada que teníamos desde la gestión anterior, que reglamentó la ordenanza en su último día de gobierno” explicó, aunque aclaró que preferirían que no exista la ordenanza, pero que entienden que “es una ordenanza que contempla distintas miradas y regula la actividad, entendiendo la situación, quienes son los carreros y a quienes representan socialmente”.

Sobre la nueva reglamentación explicó que se va a empezar con la prohibición de tracción a sangre en los centros; comenzando por  Quilmes centro “a esta zona ya no está entrando la gente que vive del carro, hay mucha persecución de las proteccionistas y es complicado con el transito, muchos compañeros están llevando carros a mano” afirmó y remarcó que la idea es ir trabajando el tema de reciclado. Además, agregó que “se va a armar un registro de todos los carros y caballos para que se termine esta mirada parcial que si paro un carro esta maltratado de por sí. Si un veterinario especialista verifica que no hay maltrato animal y no está circulando en zona prohibida puede circular y evitar que le quiten el caballo y una causa judicial”.

Sin embargo, Cibelli sostuvo que la cuestión es mucho más compleja y que vienen planteando un sistema de reciclado porque lo que más les preocupa es la situación de trabajo de los carreros y los cartoneros, “esto es un sistema que tiene que incluir todo el sistema, no se mejora solo con una moto o una bici” aseguró ya que “el tema de la basura es un tema preocupante para toda la ciudad y el país” y comparó con la forma en que han logrado trabajar en distritos como Avellaneda.

Para Cibelli el cartonero le está dando un servicio a la ciudad ya que la basura que el cartonero levanta es basura que no va al Ceamse y que la prohibición no resuelve absolutamente nada. En ese sentido explicó que si bien los Eco Puntos, donde los vecinos pueden llevar material reciclable, están bien como una práctica de difusión y conciencia no es un sistema de reciclado y que representa una cantidad de material muy minoritaria.

Sobre el proyecto del Municipio de construir un Eco Parque en la zona de la Ribera dijo que entienden que el lugar es principalmente una planta de transferencia, aunque la parte de reciclado que el Municipio asegura va a tener podría ser beneficioso “nosotros lo que más necesitamos es un galpón donde depositar, tenemos un sistema bastante armado puerta a puerta, con unos carros nuevos (…) No tenemos un punto verde, el  Eco Parque seria eso pero todavía no se empezó su construcción y nosotros necesitamos resolver eso ya, no podemos esperar 4 años más”.

Finalmente contó que en los últimos años hay más gente saliendo a cartonear debido a la crisis económica de los últimos años del macrismo sumado a la situación generada por la pandemia y al mismo tiempo hay menos consumo por lo que hay menos material. Para Cibelli nunca hubo políticas serias para el sector y el volumen del problema es muy grande por lo que hay que pensar en una política masiva que vaya más allá de la mera prohibición.

 

 

1 Commentario

  1. La CRUELDAD NO SÉ REGULA, SÉ PROHÍBE!! La tarea qué realizan los carreros y cartoneros, la pueden realizar con otros tipos de vehículos, en dónde NO maten más caballos.Y Quilmes dejé de ser considerada ” LA CAPITAL DEL CABALLO MUERTO”.

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*