Don Orione: un detenido por el crimen del policía y un barrendero en Barracas

Un hombre de 38 años que era buscado como sospechoso del doble crimen de un policía y un barrendero que ocurrió en octubre a bordo de un colectivo fue detenido en el barrio Don Orione. La detención, ocurrida en la zona de Monteverde y Figueroa, estuvo a cargo de personal de la División Homicidios de la Policía Federal Argentina (PFA), con la colaboración de efectivos de la Bonaerense.

El imputado es Diego Guida, quien había sido excarcelado el 29 de septiembre pasado, es decir, tres semanas antes de que asesinaran al agente de la PFA Esteban Nicolás Lagos (28) y a Juan Roberto Bonifacio (34), en un interno de la línea 100. El dato surge de un fallo dictado por la Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional.

La excarcelación de Guida (38) se resolvió en una causa por la que el 18 de septiembre el Juzgado Criminal y Correccional 57 lo procesó, con prisión preventiva, como autor del delito de “tentativa de robo calificado por la fractura de la puerta de un lugar habitado”, hecho por el que había sido detenido tres días antes por la comisaría 4D de la Policía de la Ciudad.

En un fallo dividido, dos de los camaristas, Magdalena Laíño y Ricardo Matías Pinto, avalaron la postura de la defensa para que sea excarcelado, y el tercero, Julio Marcelo Lucini, se opuso ante los antecedentes y los riesgos procesales que evaluó.

El episodio por el cual Guida fue nuevamente aprhendido ocurrió el lunes 19 de octubre, a las 23.40, arriba del interno 4845 de la línea 100 que circulaba por la calle Vieytes, entre Quinquela Martín y Suárez. En ese momento, dos ladrones subieron armados y comenzaron a asaltar a los pasajeros.

Ante esto, Lagos se levantó de su asiento y dio la voz de alto, pero de inmediato comenzaron los disparos. La autopsia determinó que el policía recibió cuatro tiros de frente: uno en el cuello, otro en el pecho, un tercero en un brazo y el restante en una pierna.

En el caso de Bonifacio, fue alcanzado por un único disparo que ingresó por la espalda, ya que viajaba en un asiento que miraba hacia la luneta trasera del colectivo.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*