“A partir de ahora, cualquier posibilidad de consenso es muy difícil”

En medio del conflicto con la Policía Bonaerense y luego de los anuncios del presidente Alberto Fernández anoche en la Quinta de Olivos con protestas afuera de la residencia, el analista político Carlos Fara evaluó el escenario planteado en la relación entre la Nación, la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires y la posición en la que  quedaron los jefes de cada jurisdicción. Además, planteó la posibilidad del  fin de la “moderación” que intentó prevalecer entre el oficialismo y la oposición desde el inicio de la pandemia, así como el impacto de estas medidas en un futuro electoral que ya no parece tan lejano.

“Ayer el Presidente tomó una decisión: dijo, más o menos, `si en la Ciudad no vamos a ganar, al menos vamos a meterle la mano en el bolsillo (…) Esto fue un poco el mensaje y a partir de eso cualquier posibilidad de consenso es difícil”, expresó el consultor en diálogo con El Termómetro

Tras la determinación de traspasar un punto de coparticipación de la que recibe la Capital Federal a la administración bonaerense, en sentido metafórico, consideró que  lo que sucede en estos días  “es la dinámica en donde los halcones dirimen el conflicto con las palomas”.

“Alberto Fernández, al ir contra los recurso de la Ciudad, no le deja a (Horacio) Rodríguez Larreta más que radicalizarse. Hay que ver qué  actitud tomara hoy porque cuando te meten la mano en el bolsillo, algún tipo de reacción tenés que tener más allá de los estilos, y cuál será su actitud frente al Gobierno nacional porque esto va a contaminar cualquier tipo de coordinación que se quiera hacer en cualquier aspecto con el tema de la pandemia”,  analizó.

De la misma manera, ante un desdibujado rol del gobernador Axel Kicillof y el “salvataje” que llegó por parte del Estado nacional  Fara también reparó en el rol de la vicepresidenta de la Nación, en los “problemas de concepción y de pericia política” que sobrevuelan en la dirigencia, y remarcó que “una cosa es mandar y otra es conducir y arreglar los problemas”.

“Cristina, con este tipo de temas, siempre  se corrió. Cuando fue Presidenta el tema de seguridad era un lío, y cuando el problema era en la Provincia, era problema de (Daniel) Scioli  porque era el gobernador”, recordó.

En la coyuntura actual, desde su óptica, la problemática “excede el tema de la jefatura” pese a que  el hecho de que “exista una vice con liderazgo político propio por un lado y el Presidente por el otro, complica a situación”

“En la Provincia, que en estos momentos tiene una persona que no es líder político como podría haber sido (Eduardo) Duhalde en su momento, ni es una figura que de alguna manera llega por algún tipo de popularidad propia, porque la llegada de Kicillof es pura y exclusivamente por una decisión política de Cristina,  eso termina de repercutir en la dificultad para conducir todo”, analizó.

Hacia el futuro, Fara señaló que el impacto en la ciudadanía porteña “va a ser importante” de cara a las elecciones del próximo año más allá de los habituales resultados adversos que el peronismo tiene en históricamente en la Ciudad. Y en lo inmediato, también advirtió sobre las consecuencias que puede generar la participación en la conferencia de ayer de los intendentes de Juntos por el Cambio.

“Puede verse favorecido por un cortocircuito del punto de vista político porque Cambiemos va a hacer un reclamo  desde el otro de vista institucional, porque es meter la mano en el bolsillo para alterar la torta de la coparticipación, que sólo puede pasar por convenio o por ley  y ese no es el camino que parece haber elegido, con lo cual (los jefes comunales) quedaron un poco en el medio de la balacera”, advirtió.

 

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*