En llamas la pelea entre la UNDAV y la Municipalidad por el edificio de la ex TAMET

No hay tregua. Mientras la Municipalidad avanza con las obras para el Polo Judicial Avellaneda-Lanús, en el edificio “Beatriz Mendoza” de la ribera del Riachuelo, la Universidad Nacional de Avellaneda suma reclamos por la finalidad del lugar. En las próximas horas un Comunicado del Concejo Interuniversitario Nacional (CIN) le pedirá a Jorge Ferraresi que ceda el espacio a la Casa de Altos Estudios como estaba previsto en el convenio que se firmó con ACUMAR en 2012 o proponga una salida alterna. Al mismo tiempo, se filtró un documento firmado por el vice rector en 2018 asegura que, de compartir el edificio, el Departamento de Ambiente y Turismo no cabe en ese lugar. De fondo un conflicto personal

La pelea ha tenido varios encuentros. El primer reclamo fue en 2019, a través de una nota de la Universidad a la Comuna. En mayo, la UNDAV hizo pública su queja, luego de agotar los pedidos formales, el rector Jorge Calzoni entendía que la relación con la Municipalidad estaba “rota”. Mientras, el Intendente Jorge Ferraresi avanzó con su propuesta, se reunió con el presidente de la Suprema Corte bonaerense en varias oportunidades y planteó la posibilidad de dar un lugar para el Polo Judicial. Ya en obra, la semana pasada, recorrió el lugar con el ministro de Justicia de la Provincia Julio Alak, lo que generó un fuerte malestar en la Comunidad Educativa. La Mesa Interclaustro Gremial de la UNDAV llegó al punto de acusar a Ferraresi de querer “apropiarse” del predio.

En las últimas, el conflicto sumó un nuevo capítulo. Trascendió un documento de la UNDAV, firmado por Ricardo Sarra, vice rector y Decano del Departamento de Ambiente y Turismo, en el cual contesta a un pedido del Centro de Estudiantes sobre el edificio donde explica que en febrero de 2018 Ferraresi había “expresado su deseo” de compartir las instalaciones del edificio “Beatriz Mendoza” pero que a pesar de “la buena voluntad del Municipio, los espacios definidos para la UNDAV no permiten que el Departamento funcione en un lugar único y notificaron que “no era conveniente avanzar en tal acuerdo”.

“Hicimos un planteamiento al Juzgado, a ACUMAR y al Municipio, el Juzgado nos cita, el Municipio no fue. Desde la Comuna no nos convocaron nunca, sino que se reunieron con una agrupación estudiantil a la cual le dijeron que podían partir el edificio y a nosotros no nos alcanza. Nada de eso estaba previsto”, contaron a El Termómetro desde la Casa de Altos Estudios y recordaron que hay un convenio firmado entre la Municipalidad y ACUMAR de 2012, donde el entonces juez de la causa riachuelo, Luis Armella, ordenó ceder ese edifico a una entidad de bien público o demolerlo para que pase el Camino de Sirga, y se eligió a la UNDAV.

Según las autoridades de la institución educativa ese convenio sigue vigente. Y para sumar apoyo, en las próximas horas el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) enviará un pedido al Municipio de Avellaneda para que cedan en su avanza sobre el edificio o compensen a la Casa de Altos Estudios con un lugar adecuado para el Departamento de Ambiente. Como antecedente está una pelea de la Universidad Nacional de San Martín con el Gobierno Nacional, durante la gestión de Mauricio Macri, donde la institución terminó ganando el enfrentamiento.

Y como medida de fuerza, organizaciones estudiantiles están convocando a un “abrazo virtual”  al edificio Beatriz Mendoza para mañana.

De fondo asoma el enfrentamiento personal entre Jorge Ferraresi y Jorge Calzoni. Amigos y compañeros de militancia universitaria, hoy no se hablan. El actual Jefe Comunal no podrá repetir mandato y el recto tiene aspiraciones políticas. Los intereses parecen cruzarse.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*