“El acuerdo por la deuda permite recuperar una senda de crecimiento”

Tras el acuerdo que alcanzó la Argentina en la negociación con los bonistas por el pago de la deuda externa, el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) elaboró un informe sobre los aspectos destacados del acuerdo obtenido. Estiman que este primer paso dará curso a un camino “hacia recuperación”.

La novedad se conoció ayer a la madrugada cuando el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, informó que el país los representantes del Grupo Ad Hoc de Bonistas Argentinos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo de Bonistas del Canje y otros tenedores” pudieron acordar y lograron así que “los tres grupos de acreedores apoyen la propuesta de reestructuración de deuda y otorguen a la República un alivio de deuda significativo”.

Con este nuevo escenario, la deuda reestructurada asciende a aproximadamente 68.800 millones de dólares de stock de capital”.

“Esto permite ahorrar en dólares y pesos, despejar vencimientos y recuperar una senda de crecimiento. Argentina logró imponer su curva aplanada de vencimientos y comprar tiempo en lo que son los cinco años próximos: al aplanarse la curva, se gana tiempo, hay posibilidades de pagar y se reducen los intereses”, detalló en diálogo con El Termómetro la economista e integrante del Centro Valentina Castro.

En el texto difundido precisaron que “los bonistas arrancaron ofreciendo un acuerdo por US$ 92 de valor Presente Neto por cada US$ 100 de valor original de cada título”. En febrero los acreedores ya ofrecían U$S 75 y dos meses después, en la primera oferta del Gobierno argentino, se propuso pagar U$S 40 y los bonistas allí contraofertaron US$ 65. Sin avances, el 5 de julio Guzmán ofreció US$ 53 por título y finalmente, casi un mes más tarde, “el acuerdo se cierra entre 54 y 55 dólares.

“Los acreedores redujeron su oferta en un 70 por ciento y Argentina lo mejoró en un 35”, agregó la analista y señaló que a partir de esto “se podría esperar un relajamiento de las tensiones cambiarías por un tiempo y se abre un margen para las transferencias a los sectores populares”.

En este sentido, Castro consideró que “la negociación y el acuerdo dan cierto nivel de certidumbre en un contexto de incertidumbre financiera global”. Además, posibilita “un margen para un futuro de restructuración económica y da cierta soberanía en materia de políticas económicas y para pensar medidas para la postpandemia.

No obstante, desde CEPA dejaron en claro que con este avance no se termina la negociación ya que recién el 24 de agosto termina el período de aceptación de la oferta”. “Y, sobre todo, porque resta la negociación con el FMI por un total de 44 mil millones de dólares.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*