Sotolano| No somos enemigos

 

 

María Ángel Sotolano (Concejal de Juntos por el Cambio Quilmes)

 

 

 

A la difícil situación económica que atraviesa el país como consecuencia de la cuarentena y la falta de un plan a corto y largo plazo de reactivación, hay que sumarle que, en nuestra ciudad desde hace algunas semanas, se multiplicaron los casos de robos a comercios, en domicilios particulares y arrebatos callejeros. El cansancio de los vecinos ante la falta de soluciones, llegó a la expresión manifiesta en algunas oportunidades a las calles para solicitar políticas concretas que frenen el avance de la delincuencia. Ante esto, del otro lado de la vereda, se nos tildo de “antidemocráticos” y de “promotores del odio”. Igualmente, los ciudadanos nunca se equivocan y “las bocinas” de las caravanas sirvieron para lograr la remoción de la cúpula de la jefatura de la policía local.

La crisis que atravesamos interpela a los políticos y nos obliga a dejar de lado las diferencias y a trabajar juntos, en pos de lograr el bienestar de los vecinos que depositan en cada uno de nosotros su convicción de tener un mundo más justo y solidario. Las agresiones y la violencia sólo dificultan la posibilidad de lograr un nuevo contrato social. ¿Pero cómo se logra eso, si lo que vemos a diario es violencia verbal y física? En estas últimas horas vimos cómo se generaron hechos de brutal represión en la vía pública. En todos los noticieros de televisión, presenciamos el fatal desenlace que tuvo el caso de Jorge, un herrero quilmeño actualmente jubilado, que trabajó toda su vida para lograr lo poco que tiene y, quien pensó que en el último asalto podía perder lo más importante: SU VIDA y la defendió como pudo. Celebro que uno de los pocos funcionarios del oficialismo que defendió públicamente a Jorge haya sido el Ministro de Seguridad de la Provincia, quien dijo en un medio nacional: “El señor Ríos esa mañana no se levantó con ganas de matar a nadie. Esos cinco delincuentes, en cambio, salieron dispuestos a hacer daño”. Ahora bien, ¿Cómo generamos un contrato social justo y equitativo si vemos que ni la justicia es justa? qué difícil es analizar todo esto sin sentir angustia e impotencia, ayudaría mucho ver a los funcionarios solidarizarse públicamente con este caso que nos muestra que algo no está bien en nuestra sociedad y poder trabajarlo en conjunto.

Por la evidente falta de articulación entre la Secretaría de Seguridad municipal con los Ministerios de la Provincia y Nación y, por hechos como los mencionados anteriormente, el bloque político al que pertenezco creó y presentó ante el Honorable Concejo Deliberante de la ciudad, el proyecto de Ordenanza para declarar la Emergencia en Seguridad en el distrito de Quilmes por un plazo de 180 días a contar desde su aprobación. Es momento de resolver con responsabilidad en lugar de pretender reescribir la historia con tendenciosas intensiones. Pensar distinto sobre como ejecutar políticas públicas, no convierte al adversario en un peligroso conspirador, todo lo contrario. Los vecinos quilmeños vivimos momentos muy difíciles. Es hora de sumar esfuerzos y nivelar las diferencias. Los ciudadanos nunca se equivocan, ni son enemigos.

3 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con tus expresiones, el tema es como cambiar la mentalidad de los políticos, que se encuentran montados en la soberbia del poder y se olvidan que estan cumpliendo un mandato otorgado por el pueblo

  2. Muy cierto y justo lo q dice Maru sotolano,hay que unir,limar diferencias y ejecutar politicas en beneficio de los ciudadanos,el problema es que quienes gobiernan hoy y quienes gobernaron antes ocuparon mucho tiempo en generar esta grieta social que nos pone a unos contra otros mientras arriba se alternan el poder..cuando los ciudadanos aprendamos a votar alternativas no polares,alternativas de unidad y no de partidos caducos,alternativas de crecimiento como sociedad y pais,cuando elijamos representantes que no rifen nuestro futuro sino que gobiernen para generar empleo y terminar con los planes,cuando haya una politica seria de imigracion e integracion, no una invacion de personas que terminan en acentamientos, cuando la educacion sea un derecho de todos al igual que la salud,cuando ese tiempo llegue nadie recordara el partido sino al conjunto de gobernantes y ciudadanos que lograron enderezar los destinos de este bello pais,,yo no llegare a ver esta transformacion y creo que mis hijos tampoco porque la corrupcion es muy grande y esta muy enquistada,pero espero las.generaciones futuras logren salir de este pantano

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*