Nuevo test desarrollado por la UNQ y la UNSAM: “Para las universidades del conurbano es un muy buen logro”

Con producción 100% nacional ya en marcha, el test informa mediante una tira reactiva si el paciente está infectado, presente o no síntomas en menos de dos horas. Se trata de un novedoso test molecular argentino para identificar SARS-CoV-2, el patógeno que causa la enfermedad Covid-19. El procedimiento consta de tres pasos y tiene una duración total de una hora y media.

Una vez realizado, el resultado se visibiliza en una tira reactiva, similar al popular Evatest. A diferencia de otros métodos de testeo, permite el diagnóstico de personas infectadas con síntomas y sin ellos, no utiliza un equipamiento costoso ni muy sofisticado y la gran mayoría de sus insumos (más de un 80%) son de industria argentina. De esta manera, el desarrollo permite saber si el paciente se encuentra o no en fase de contagio, lo que resulta fundamental para aplicar los protocolos correspondientes de aislamiento y tratamiento temprano, contribuyendo en forma efectiva al control de la pandemia.

Daniel Ghiringhelli, Jefe de laboratorio de Ingeniería Genética y Biología Molecular (área virosis de insectos) de la Universidad Nacional de Quilmes y creador de la empresa Productos Bio-Lógicos dialogó con El Termómetro afirmó que “para las universidades del conurbano es un muy buen logro y para el país es un aporte que como científicos podíamos hacer, lo hicimos y lo logramos”.

Ghiringhelli  explicó que todo el desarrollo se realizó en un consorcio entre las universidades (UNQ y UNSAM)  y dos empresas y relató que lo que se buscó fue “proveer un sistema de testeos masivos más económico, que pudiera a menos costo testear a más personas donde hubiera focos de infección (…) Nos propusimos esa meta y nos pusimos a trabajar todos los días en forma continua hasta este momento que está hecho y probado en el Malbran y otros laboratorios”.

Además aseguró que esperan que el Estado pueda comenzar a usarlo lo antes posible ya que ya lo están produciéndolo. El investigador sostuvo que “la idea de este tipo de testeos es bajar el tiempo, requiere laboratorios más sencillos, con equipamiento que no es tan caro, bastante elemental se puede realizar, podría generarse un laboratorio móvil y llevarlo donde haya focos de infección”.

Consultado sobre las declaraciones confusas y contradictorias sobre el virus que se difunden a diario Ghiringhelli explicó que “este coronavirus en particular, lo que tiene a diferencia de los otros es una agresividad mayor y una mayor tasa de contagio, y hay muchas cosas que no se conocen. En muy poco tiempo se genera un volumen de información muy grande con muy buenas consecuencias y con una problemática, lo bueno es que aportaron un conocimiento importante para laboratorios y empresas para llegar a una vacuna o curar enfermos, pero el inconveniente es que no todas las publicaciones son igualmente serias y lo que sucede es que a veces empieza a circular alguna publicación, seria o no, pero que los resultados que muestras tiene una muestra muy baja  (…) Lamentablemente hay funcionarios o divulgadores con credulidad no están esta asesorados adecuadamente (…) Se debería ser más cauta para no exacerbar la psicosis”.  Acá hay algunos grupos que están trabajando en investigación y desarrollo, como en muchos lugares del mundo, pero es un proceso.

El test fue desarrollado por investigadores de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), gracias a la participación de sus empresas de base tecnológica -Productos Bio-Lógicos y Chemtest, respectivamente-. De manera reciente recibió el visto bueno de la Anmat y, según comentan los referentes, su aplicación podría ser masiva, pues están en condiciones de producir 80 mil kits al mes.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*