En la virtualidad, el Concejo aprobó las cuentas de Cascallares

En una sesión especial, el Concejo Deliberante de Almirante Brown aprobó la rendición de cuentas del ejercicio 2019 de la gestión de Mariano Cascallares. El expediente enviado por el Ejecutivo fue aprobado pese al rechazo de Juntos por el Cambio (JxC), que basó su decisión en la existencia de partidas subejecutadas.

“Las objeciones tuvieron que ver con la modificación de las partidas en el presupuesto por la delegación de facultades y por la subejecución de muchas de las aperturas programáticas. Cada Secretaría tiene las suyas con una determinada finalidad, esas no fueron cumplidas en su totalidad y en algunos casos se cumplieron en el cero por ciento”, relató a El Termómetro el concejal José Fernández.

A fines de 2018, el Cuerpo aprobó un presupuesto promedio de 5035 millones de pesos, que luego creció en algo más de dos mil millones. Esa variación, señaló el edil, “marca una diferencia del cuarenta por ciento más de lo que se había previsto”.

“Como nos tiene acostumbrado la política municipal desde hace años, se aprobó con delegación de facultades a favor del Ejecutivo”, expresó y cuestionó “los excesivos gastos en publicidad y propaganda en un municipio que tiene muchas carencias”.

En esa sintonía, como argumento de la votación del bloque, mencionó que “no se ejecutaron 413 millones de pesos de todo lo que estaba previsto para Infraestructura” y que también hubo “subejecución o ejecución cero” en diversos programas de las secretarías de Salud y Desarrollo Social.

Por el contrario, el oficialismo defendió la propuesta y destacó “la correcta ejecución de partidas, la presentación en tiempo y forma de la documentación, el equilibrio financiero y el cumplimiento de las metas”.

En tanto, desde el unibloque “Gente de Brown”, Claudio Villagra respaldó la iniciativa oficial y también levantó la mano durante la votación nominal que se produjo durante el encuentro virtual.

“Más allá de una discrepancia, donde se discutía una subejecución no hubo ninguna objeción ni se encontró ninguna anomalía en lo contable en ninguno de los ítems revisados. Decían que la subejecución era de nueve puntos, pero luego de una lectura hecha, no fue tal y no había argumentos que a mí me permitieran oponerme a la rendición”, señaló ante este medio.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*