Desafectaron a policías que reprimieron a los trabajadores de Penta

El conflicto en el frigorífico de Bernal oeste tuvo este jueves su episodio más caliente, luego de que efectivos de la Policía Bonaerense intentaran desalojarlos interior y de la puerta de la empresa ubicada en Camino General Belgrano. Hubo protestantes heridos y tuvo que intervenir Sergio Berni, ministro de Seguridad de Buenos Aires, quien apartó de su cargo a los agentes.

Todo comenzó a mediados de marzo, cuando desde la Comisión Interna denunciaron la amenaza de despido a los 250 trabajadores que tiene Penta, desafiando incluso el decreto del presidente Alberto Fernández que impide por 60 días las cesantías laborales. Por ese motivo, la faena estuvo parada hasta que el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria, momento en el que los empresarios acordaron una fecha de pago.

La situación se recrudeció este lunes ante la falta de depósito de la quincena. Así, los trabajadores decidieron realizar una protesta con corte incluido en la Rotonda de Pasco, a pocos metros de la planta. La medida escaló el miércoles, ya que un grupo de empleados se trasladaron hasta la Municipalidad de Quilmes para buscar que el Ejecutivo local interceda con los propietarios.

En ese marco, la intendenta Mayra Mendoza encabezó una reunión en la que los representantes apuntaron contra el empresario Ricardo Bruzzese por no permitir el ingreso al personal y, además, por incumplir con la conciliación impuesta por el Gobierno.

Sin embargo, frente a la continuidad de las manifestaciones en la zona oeste del distrito, la Bonaerense llegó este jueves y disparó balas de goma contra trabajadores, tanto en el interior como en el exterior de la compañía, quedando el saldo de varios heridos que debieron ser derivados al Hospital Iriarte.

Poco después, Sergio Berni se hizo presente en el lugar de los hechos, donde sostuvo que “no había orden de reprimir”. “De la Policía me encargo yo”, le dijo el ministro de Seguridad de la Provincia a los delegados con los que habló, antes de conocerse que la Provincia desafectó a los involucrados en la represión. Luego, el funcionario se dirigió rumbo al Hospital de Quilmes para conocer el estado de los heridos.

En la misma sintonía, el gobierno emitió un comunicado repudiando el accionar de la fuerza de seguridad. “De ninguna manera el Municipio avala la represión sufrida por los trabajadores”, indicaron. Por su parte, a través de su cuenta de Twitter, Mayra acompañó la decisión de la Provincia de separar a los efectivos y pidió a los dueños que “sean responsables” y que “acaten la conciliación obligatoria”.

Tras los incidentes, desde la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Carne (Fesitcara) anunciaron que se encuentran analizando la posibilidad de comenzar con un paro de actividades a partir del próximo lunes 13.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*