Cómo se modifacaron los coeficientes de coparticipación en los últimos 5 años

La publicación en el boletín oficial de los coeficientes de coparticipación entre los municipios retomó el debate sobre cómo se reparten los fondos, por parte de la Provincia, y las diferencias que se hacen en cada gestión por cuestiones políticas. En la región esto se nota. Así se modificaron los porcentajes desde Scioli a Kicillof.

Lomas de Zamora es el distrito de la región con el mayor coeficiente, con razón y sentido práctico. El Municipio más grande del conurbano sur vio un incremento importante con la llegada de Axel Kicllof al Gobierno, con un incremento del 0,09 con respecto a 2019, llevandolo a 2,46, su porcentaje más alto en años. Vidal lo había dejado en 2,37 y Scioli en 2,35 por ciento.

El caso contrario es Quilmes. Desde la gestión Scioli a hoy viene perdieron porcentaje de coparticipación y con Kicillof esto no cambió. El Municipio cayó un 0,17 por ciento de su coeficiente en los últimos seis años. Los cuatro de gobierno macrista en el distrito y su buena onda con Provincia no cambiaron esto. Así Quilmes perdió coeficiente consecutivamente años trás años y pasó de 2,25% en 2015 a 2,12% en 2019 y 2.08% en 2020.

De los tres con mayor coeficiente, Almirante Brown también tiene números rojos. Entre 2015 y 2020 perdió un 0,8 por ciento. El quiebre estuvo en 2018, cuando cayó de 2,15 a 2,07% que es el número que sostiene hoy. El distrito que conduce Mariano Cascallares sobrepasa los 700 mil habitantes, con algunas zonas complicadas y una diferencia social muy grande entre Adrogué y el resto.

Los otros dos grandes perdedores son Avellaneda y Florencio Varela quienes cayeron en su coeficiente un 0,15 y 0,16 por ciento, respectivamente.

Ferraresi suele señalar las diferencias políticas que hizo María Eugenia Vidal durante su gestión. Eso se puede palpar en cómo su caída se vio la comparación 2015/2016 que pasó de 1,41, a 1,26%. Sin embargo, la llegada de Kicillof no modificó ese número.

Florencio Varela, uno de los distritos más pobres de la Provincia por su muy bajo nivel de recaudación, perdió fuertemente en 2018 cuando cayó a 1,94, de 2,13 que tenía el año anterior, 0,19 por ciento menos. La llegada del peronismo a la Provincia no alteró sus números.

En la comparación el único que ganó en las últimos cinco años fue Berazategui. El Municipio de los Mussi ha incrementado su coparticipación años tras años. En 2015 – 1,59; 2016 – 1,63; 2017 – 1,65; 2018 – 1,66; 2019 – 1,66; y con el nuevo gobierno 1,68%. Números que hablan de la versatilidad de los Mussi para relacionarse con el poder de turno.

El caso más llamativo es Lanús. Quizás el ejemplo más claro de cómo la política modifica el envío de fondos. En la comparativa desde 2015 a 2020, el distrito que conduce Néstor Grindetti perdió apenas un 0,01; sin embargo, de 2019 a hoy la coparticipación cayó de 1,973 con Vidal a 1,811 con Kicillof, 0,15 por ciento abajo. Muchísimo en un año.

La cuña partidaria se nota cuando se analiza que en 2018, Vidal llevó de 1,806 del año anterior a 1,862 la coparticipación para Lanús y luego, en 2019, año electoral, 1,973. Ese aumento son millones de pesos que Grindetti tuvo en el año que sobrevivió a la caía del macrismo y la vuelta del peronismo. Molina en Quilmes no recibió el mismo trato.

Como referencia, en 2019 en punto de coparticipación a los municipios estuvo en 940 millones de pesos. Por ejemplo, Lanús, que en un año perdió un 0,15 por ciento recibirá 141 millones de pesos menos, mientras que  Lomas de Zamora que aumentó un 0,09, recibirá este año 84 millones de pesos más.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*