Por amplia mayoría, el oficialismo aprobó las cuentas de Ferraresi

Con una discusión light y por momentos filosófica, el oficialismo en el Concejo Deliberante de Avellaneda impuso su amplia mayoría (junto a los aliados) y aprobó la Rendición de Cuenta de la gestión 2018 de Jorge Ferraresi. El contexto inflacionario del año pasado y la inversión en infraestructura escolar los temas principales del debate en la jornada.

Con 16 votos, los doce del oficialismo y cuatro aliados, el HCD aprobó los gastos 2018 de la gestión de Jorge Ferraresi. La sesión comenzó picante con un cruce entre Ramón Leiva (Red por Argentina) y Sebastián Vinagre (Cambiemos) por un repudio contra la diputada Nacional Elisa Carrió. El peronista pidió, sobre tablas, que el cuerpo se expida y saque emita una comunicación de repudio, sin embargo, el ex defensor del Pueblo se opuso ya que entendía que el pedido no cumplía “con las formas de este Concejo”. El presidente del bloque de Unidad Ciudadan, Pablo Vera, entendió lo mismo y pidió a Leiva que lo ingrese por escrito para la próxima sesión.

Ya en el único tema de la órden del día, el primero en exponer sobre la rendición fue Rubén Conde, quien adelantó el voto negativo de Cambiemos. El Edil señaló que “la rendición difiere enormemente de presupuesto aprobado por este cuerpo” y se quejó que tuvo “una ampliación de 1500 millones, un 20 por ciento más que gasto total de lo votado”.

Durante su exposición, Conde apuntó por una baja en el nivel de cobrabilidad de las tasas municipales y la subejecución de algunos fondos nacionales como los que llegaron desde ACUMAR, donde, según el concejal, “entraron 15 millones y se gastaron 400 mil pesos”. Sobre la gestión municipal hizo hincapié en la situación del Cementerio para el cual había presupuestado 23 millones pero sólo se gastaron 18 y consideró que “el Cementerio los necesita”. Finalmente, apuntó sobre la deuda del municipio la cual, según explicó, llega a los 240 millones de pesos.

Leiva defendió las cuentas y resaltó el gasto social en materia de infraestructura escolar, apuntando sobre la falta de fodos por parte del Gobierno de la Provicnia de Buenos Aires, además señaló la importancia del incremento del valor patrimonial de la Municipalidad.

Mientras que, desde el Frente Renovador, Mónica Litza defendió su voto positivo argumentando que “no podemos dejar de tener en cuenta el contexto, fue un presupuesto pensado en 2017 que tuvo que atravesar el 2018” y consideró ese año una “tragedia para todos”.

“Las cuentas han sido brutalmente castigadas por la inflación y la devaluación. Que tengamos una rendición de cuentas como la que tenemos es para que los vecinos de Avellaneda se queden tranquilos porque las cosas se hacen mejor de lo que se cree”, señaló la concejal quien también se quejó de los magros fondos que envían los gobiernos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal al distrito: “hubo un aumento en los recursos propios pero no de los que vinieron de Provincia (25%) y Nación (17)”.

La sesión tomó un cariz filosófico cuando el presidente de la bancada oficialista, Pablo Vera comenzó a hacer preguntas redundantes sólo para considerar que “se produjo un hecho científico en esta sesión, Ruben Conde ha aislado el análisis de la Rendición de Cuentas del contexto del País”. En forma de mofa, el ex Jefe de Gabinete se quejó que en el análisis de Cambiemos se haya obviado el 47 por ciento de inflación anual y la devaluación de la monerda: “que los concejales de cambiemos con actividades económicas me digan si en sus negocios privados las previsiones que hicieron en 2017 para 2018 acertaron. Si es así les doy los pocos fondos que tengo para que lo inviertan”.

Para Vera “analizar números sin tener en cuenta la realidad es una incoherencia tremenda”. Aún así respondió a algunas de las quejas de Conde, entre ellas aseguró que el  Gobierno no está “orgulloso que no hayamos alcanzado un aumento en la recaudación similar al de la inflación (Subió en un 37 por ciento, diez puntos abajo del aumento de precios) claro que baja la cobrabilidad, el contexto no se puede esconder”.

Y aprovechó el momento para hacer un llamado a la unidad peronista: “todos nos vamos a someter a la rendición de cuentas vertical que viene en octubre. A cambiemos no le pedimos que nos acompañen que se abstengan, y al resto de los bloques que nos acompañen hoy y nos acompañen en la rendición vertical de octubre para ir todos juntos”.

La votación impuso la mayoría habitual del concejo para dar por termian la sesión.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*