Sin unidad en el peronismo de Quilmes

(Por Christian Skrilec)

Hay una punto que hay que establecer desde el inicio, más que la unidad, lo que quiere la mayoría de los dirigentes del peronismo de Quilmes, es que haya elecciones internas de candidatos. Si bien el argumento político es que la interna es el camino para lograr la unidad a través del consenso de los militantes, lo cierto es que la interna aparece como la única posibilidad de establecer un candidato común y dirimir las diferencias.

El otro punto importante es que me refiero al “peronismo kirchnerista”, no al “peronismo no-kirchnerista”  que se engloba en el Frente Renovador o en lo que hoy se denomina Alternativa Federal. En el hipotético caso de que se logre una unidad de todos estos peronismos a nivel nacional y provincial, la cuestión de la interna en el ámbito local aparece inevitable.

Hechas las aclaraciones, digamos que la ruptura del peronismo local tiene antecedentes concretos desde el retorno de la democracia, y que la imposibilidad de los intendentes para reelegir, a excepción del Barba Gutiérrez, fue producto pero también instigación de esta fragmentación.

Hoy el mapa del peronismo kirchnerista, conjunción de Unidad Ciudadana y peronismo bonaerense, aparece definido en sus contornos. Por un lado un grupo cuyos sectores se identifican con las precandidaturas a Intendente de Julio Nieto, Ángel García, Matías Festuca, Roberto Gaudio, y Francisco Gutiérrez; y otro sector identificado con una de la líderes de La Cámpora, la diputada nacional Mayra Mendoza. En este momento no hay señales que estos dos bloques puedan unirse. El grupo de candidatos reclama la interna a viva voz, mientras que Mayra sólo está dispuesta a aceptarla en caso de ser necesaria.

La ruptura todavía no llegó a un punto de no retorno, pero los actos en homenaje a Néstor Kirchner que realizaron cada uno de los sectores el lunes pasado aumentó la distancia, tanto en los discursos de esa jornada como en las declaraciones posteriores, los mensajes cruzados entre líneas fueron evidenciando que el consenso es muy poco probable.

Muchos señalan como máxima responsable de esa imposibilidad de consenso a la diputada Mendoza, pero visto desde un punto equidistante, podría advertirse que Mayra no hace otra cosa que aplicar rigurosamente el manual del kirchnerismo militante. La propia Diputada se ha definido oportunamente como “un soldado de Cristina”, por lo que el resto no debería sorprenderse si actúa como tal.

Pero las supuestas “actitudes de Mayra” no parecen argumento suficiente para la separación. El problema de fondo, es que el resto de los sectores del peronismo de Quilmes, aquellos que no se referencian con “La Cámpora”, dejaron de tener la sospecha para tener la certeza que no serán parte del gobierno de Quilmes si Mendoza es electa Intendente. Algunos por una cuestión biológica y otros por diferencias irreconciliables, podrían ver diluirse cualquier futuro político posible.

Mayra cuenta con el aval de Cristina, y en otro marco de circunstancias políticas nacionales sería absolutamente definitorio. La actualidad de la ex presidenta, algunas diferencias en el propio entorno de Cristina, y la vocación de poder territorial de los actores locales, es lo que todavía impiden ungirla como “la candidata” de la oposición en Quilmes.

En este sentido digamos que el “Barba” Gutiérrez y Aníbal Fernández se muestran convencidos que la candidatura en Quilmes se definirá en las primarias de agosto. Ambos, son los principales operadores para lograr la interna. Para ello, no sólo cuentan con sus respectivas cuotas de poder, sino que además tienen el antecedente de haber soportado internas locales en pleno auge kirchnerista.

Aunque el resto tampoco se queda atrás. Ángel García acompañado de Daniel Gurzi, estrecharon sus vínculos con el gobernador puntano Alberto Rodríguez Saá y el ex vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto, para que oportunamente también empujen la interna quilmeña. Por su parte, Roberto Gaudio dialoga en el mismo sentido con un grupo de intendentes del conurbano que vería con buenos ojos su candidatura.

La rosca recién está dando sus primeras vueltas, con el riesgo cierto que en uno de sus giros termine por romperse.

Gracias por leer.

 

  • Publicado en la edición Nro. 922 del semanario “El Suburbano”.
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me sorprende Me entristece Me enoja

Se el primero en comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*