La paridad en la lista de una Tercera Sección plagada de hombres

La novedad más significativa que se encontrará en la conformación del Senado luego de la próxima elecciones es la inclusión de la paridad de género en las listas, en reemplazo de la “Ley de Cupo”. Deberán ir intercalados un hombre y una mujer. Este esquema cambiará por completo la fisonomía del Cámara Alta bonaerense, donde las mujeres son contadas con los dedos. Además, generará un nuevo nivel de discusión en la tercera sección electoral donde, actualmente, de las nueve bancas que representa, solo una es ocupada por una senadora.

El peronismo será quién más cambios deberá hacer. Entre las bancas del Frente Para la Victoria – Unidad Ciudadana (3), PJ Unidad y Renovación (1) y el Frente Renovador (2), sostienen 6 representanes, todos hombres. Varios de ellos saben que no renovarán. Los otros tres espacios pertenecen a Cambiemos, dos hombres y la única mujer de la sección. Cabe recordar que en 2015 había ingresado Magdalena Sierra por el FPV, pero dejó ese lugar en 2017 para ir a la Cámara de Diputados de la Nación.

El oficialismo tiene algunas ideas más claras en torno al armado de su lista en la Tercera, su punto debil en la Provincia. Lorena Petrovich parece tener todo asegurado para su continuidad. La mujer de Lanús responde al intendente Néstor Grindetti, quien será el armador en la zona. En Cambiemos están conformes con su trabajo que permitió generar el espacio “Mujeres de la Tercera” y articular con distintas concejalas y dirigentes de la región. El otro que tendría garantizado su continuidad es Walter Lanaro. Hombre de Federico Salvai, entró por la ventana en 2015, cuando Santiago López Medrano dejó su banca para hacerse cargo del Ministerio de Desarrollo Social.

A diferencia de ellos, Eduardo Schiavo sabe que desde diciembre estará afuera de la cámara. El hombre de Quilmes llegó en un acuerdo con el peronismo. Histórico hombre del exvicegobernador Federico Scarabino, se peleó con la administración de Martiniano Molina y se quedó sin lugar. Sin embargo, no rompió y jugó siempre dentro del espacio, a pesar que su Jefe ya trabaja con el Peronismo Federal. Molina querrá poner una persona él, será dificil y suena el nombre de María Ángeles Sotolano, actual Secretaria de Gobierno, que había sido cuarta en la lista 2015 y quedó en la puerta de entrar, pero se desprendería de una de sus funcionarias de confianza.

Otro nombre que suena dentro de Cambiemos es el del concejal de Esteban Echeverría, Evert Van Tooren. Posible candidato a intendente, aparece como una de las opciones a integrar también la lista de la tercera sección por ser persona de confianza de Salvai.

A diferencia del oficialismo, el peronismo, en su conjunto, es una incógnita. La mayoría sabe que su destino es dejar el Senado bonaerense. Quien más chances tiene de continuar es Daniel Barrera. Un histórico en la Cámara, hombre de La Matanza, siempre está bien posicionado para la discusión. Los votos del distrito más grande del país le han asegurado sostener ese lugar.

Dos saben que se despedirán. Fernando Carballo no tendrá lugar. Segundo en la lista de 2015 sabe que es arto complejo repetir esa fórmula. Aún si el massismo arma una lista dentro del paraguas de Alternativa Federal, que le permita pelear esos dos lugares, el primero estaría garantizado para José Luis Pallares, el presidente del bloque y el segundo tendrá que ser una mujer.

Hoy la principal ocupación de Pallares es poder retener su banca. Sin embargo, en varios escenarios se ve afuera. En una posible unidad peronista Lanús no tendría lugar (ahí también perdería Darío Díaz Pérez); por otro lado si el peronismo federal arma una alternativa, la polarización de la elección podría dejarlos afuera de todo. Su lugar muy cerca de Sergio Massa le tranquiliza creer que tendrá su beneplácito para encabezar ese espacio o tener un lugar en alguna lista, como la de Diputados Nacionales.

El otro que no repetirá la banca será Jorge “Loco” Romero. Denunciado por violencia de género, había emitido un confuso mensaje en el que dejaba abierta la posibilidad de renunciar a su senaduría, pero no lo hizo. La Cámpora lo cuidó, a diferencia de otros actores a los que, por casos similares expulsó, pero se encontraron con un problema impensado. Desde el PJ, Fernando Gray pidió que de un paso al costado. Aunque no lo haga, no será parte del armado para los próximos cuatro años. En ese mismo espacio, el lugar de Santiago Carreras es una incognita, le será dificil conseguir el apoyo para su continuidad. El hombre que había ingresado por Lomas no responde al intendente Martín Insaurralde, está más ligado a la situación en la ciudad de Buenos Aires, donde su padrino político, Víctor Santa María, es el presidente del Justicialismo, quizás emigre.

Finalmente, el hombre del PJ, Darío Díaz Pérez, es otro que sabe que el armado de la listas será durísimo. En la tercera sección, bastión del peronismo, los Intendentes querrán tener preponderáncia a la hora de la elección de los nombre, por eso Barrera tendría un pie adentro, si decide continuar. En ese esquema el hombre de Lanús se ha apoyado en Insaurralde, preside el bloque que representa a los Jefes Comunales y aspira a tener ese apoyo. Aún así la demanda es alta y los lugares escasos.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*