Polémica y amenazas tras el desalojo de una familia con cinco chicos

Una familia de Florencio Varela fue desalojada ayer por orden del Juzgado Civil N° 4, a cargo del doctor Hernán Señaris. La vivienda se encuentra en Parraveccini 2240 y Senzabello, frente al complejo de la feria San Juan Bautista, en el barrio Villa Angélica,  de donde fue desalojada una familia con sus hijos menores de edad, en medio de acusaciones de amenazas y tratos violentos entre las partes en disputa.

Gisela Ramos, la madre de los cuatro menores está embarazada de cuatro meses y habló tras el desalojo. “Me amenazaron diciendo que si no salía en dos horas me iban a sacar a palazos a mí y a los nenes. Desde la municipalidad de Varela no me dieron una solución, no vino Defensa Civil ni nadie para ver a los chicos, me dejaron en la calle”, contó.

Según afirmó la mujer, la familia vive en ese lugar desde hace diez años y narró que desde que se anunció que en el lugar funcionaría un merendero de la CTEP comenzaron los problemas con quienes serían los titulares legítimos del predio. “Una señora que dice que es la dueña dijo que tiene los papeles para vender todo. Desde ese momento nos amenazan todos los días, los policías y el jefe de calle (Fernando Miranda). Hicieron que mi hijo de cuatro años se tire en el piso con las manos atrás”, añadió.

Según dictan los papeles que se presentaron ante el juez, el titular del predio sería Joaquín de Sousa, fallecido, cuya esposa heredó los terrenos. Nathaly Montellanos es la hija de la heredera, y en diálogo con El Termómetro aseguró que ellos también viven amenazados, pero por parte de los responsables de la cooperativa que funciona en el galpón, y apuntó contra Cristian Ledesma, de CTEP y Javier Bakun, padre de las criaturas.

“Un 30 de marzo de hace dos años Javier Bakun le tiró un machete por la espalda a mi mamá cuando fue a cobrar el alquiler que cobrábamos por el depósito de una maderera. Él se metió ahí con la mujer y tuvieron muchos hijos, nosotros somos los dueños y venimos pidiendo el desalojo hace años, pero esperamos los tiempos de la justicia”, narró Nathaly. Además, denunció que Gisela Díaz y sus hijos son víctimas de violencia de género.  “Mi mamá la protegía a ella y a los nenes, los cuidaba como a sus hijos. Ahora vienen de la cooperativa a decir que ellos lo conocen hace 25 años”, agregó.

En ese sentido, contó que el mes pasado se realizó un primer desalojo pero que, días después, Ledesma en conjunto con miembros de la cooperativa, realizaron un boquete a través del cual usurparon el galpón para montar un merendero. Según registró este medio, el pasado 3 de diciembre se colocó el cartel que da cuenta de que allí funciona una cooperativa y este lunes se realizó la inauguración, es decir, un día antes del desalojo.

 

“Tras el primer desalojo vinieron a tirarnos piedras y cortarnos Senzabello porque dicen que dejamos una familia en la calle. Nosotros somos los dueños, el juez ordenó el desalojo porque ellos no tienen papeles, ni abogados, ni defensa alguna para decir que son titulares”, concluyó la mujer.

 

 

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me sorprende Me entristece Me enoja
2

Se el primero en comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*