Fernando Pérez| En defensa de la política

fernando perez

 

Fernando Pérez (Diputado provincial – Cambiemos y dirigente radical)

 

 

 

Estamos ingresando  en el último año de mandato de gobierno de una construcción política  inédita, que generó enormes expectativas y que  — a pesar de estar en situación de minoría parlamentaria— contó con una oposición que le dio todas las herramientas necesarias  para gobernar.

Era el momento para implementar una serie de reformas estructúrales que le permitiesen a nuestro país salir de ese permanente estrangulamiento, que desde hace décadas  nos impide desarrollarnos y crecer como Nación.

Está claro que todavía los resultados están lejos de las demandas que la sociedad nos exige y, sin dudas, esto no solo tiene que ver con la realidad económica, sino también con la ausencia de autocritica y la permanente subestimación del pensamiento ajeno.

Es probable que uno de los errores históricos observables sea el sostenimiento de  modelos que excluyen a quienes piensan diferente, a  quienes no comparten  ideas.  A lo largo de nuestra historia los desencuentros aparecen repetidos, por eso, es parte de nuestra responsabilidad superar esa manera de comprender los  entornos.

La política necesita un salto cualitativo en prácticas y concepciones. Porque es  sabido que algunos fracasos tienen como inmediata consecuencia el enojo social y el crecimiento del desinterés ciudadano.  Es sabido también, que  la apatía  no lleva a resultados sociales exitosos.

En ese sentido, parte de nuestra deuda con la Democracia se basa en visiones que no estimulan la Política como forma y contenido. Por eso, entiendo que es imperioso escucharnos y debatir ideas en el desarrollo de un camino nuevo.

Debemos aprender de la historia, de los errores que observamos,  dejar de lado las divisiones para poder avanzar.

No hay posibilidad de construcciones políticas exitosas para las mayorías, si no se contempla  la diversidad de pensamientos y opiniones.  No hay construcciones políticas exitosas sin la cercanía de los representantes con los ciudadanos.

Es tiempo de que la Política se reconfigure,  no es posible visibilizar una Democracia sin participación, sabemos lo que eso implica. Por eso, es necesario consensuar una nueva visión, cuyo diseño debe ser transformador.

Como credo diario, es imprescindible  tejer puentes que estimulen la participación. Escuchar y trabajar en función de la interpretación de las dinámicas sociales es nuestra obligación

El futuro será nuestro en la medida que entendamos que debemos superar antinomias y romper con pensamientos rígidos que lo único que logran es alejarnos de nosotros mismos.

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me sorprende Me entristece Me enoja
4

Se el primero en comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*