Cayó el asesino de Alan Ceballos por liderar una banda de entraderas

Maximiliano Alvarado, asesino de Alan Ceballos, cayó preso pero no por ese crimen, sino por liderar una banda que realizaba entraderas, y que fue desbaratada luego de un raid delictivo.

Alvarado estaba en libertad porque la Justicia dictó que al momento de matar a Ceballos era menor de 18. Ahora, con 19 años, lideraba una banda que realizabaentraderas. El viernes fue detenido por personal policial en Berazategui, tras un raid delictivo junto a otros tres sujetos en las calles 134 y 14 de Berazategui. Con chaleco de policía robaron un comercio de venta de ropa.

Los sujetos escaparon en un Volkswagen Vento. Móviles del Comando de Patrullas, de la Policía Local y del Gabinete externo de la seccional 1ª, siguiendo las especificaciones del comisario Inspector Juan Vicente Cardozo -jefe Distrital del partido- lograron divisar al rodado, de donde descendieron dos de los malvivientes, que fueron interceptados en la esquina de 15 y 132.

Los malvivientes fueron identificados como Maximiliano Alvarado, de 19 años, con domicilio en Ezpeleta -quien mató al joven Alan Ceballos en 2014 durante un intento de robo- y como Pablo Plazaola, de 20 años, domiciliado en la villa Los Álamos.

Los otros dos malvivientes continuaron la fuga, dejaron luego en 149 entre 24 y 25 el Vento y robaron un Fiat Duna blanco, el cual fue perseguido por los efectivos policiales. Tras un operativo cerrojo realizado en 146 entre 21 y 22 lograron interceptarlos, reducirlos y detenerlos.

Los malvivientes fueron identificados como Daniel Chávez Cabrera -vecino de Berazategui- y Marcelo Borraglia -de Quilmes-.

En el interior del VW Vento secuestraron una pistola 9 mm Marca Bersa con numeración limada. En el Duna varios teléfonos celulares, un chaleco refractario de policía y una maza. A los malvivientes se le secuestró dinero en efectivo.

Tomo intervención la UFIJ Nº 3 de las fiscalías descentralizadas de Berazategui.

El 18 de enero de 2014, Alan Ceballos fue atacado en Manuel Quintana y Brasil por un grupo de delincuentes que lo asesinó delante de sus amigos para robarle la moto. Uno de ellos era Maximiliano Alvarado (en ese momento menor de edad), y el otro Cristian Medrano.

Antes, Alvarado estuvo acusado de haber asesinado a Diego Paredes el 31 de diciembre de 2013, a 15 cuadras de donde ocurrió lo de Ceballos. También asaltó a la joven Romina Ríos, a quien le disparó en el tórax e hirió a su pareja en un brazo el 7 de enero del año pasado, cuando intentó -junto a otros motochorros- robarle en la calle Madres de Plaza de Mayo al 1200, Quilmes Oeste.

Estuvo detenido en una institución para menores, pero escapó varias veces: en una de esas oportunidades lo recapturaron cuando fue a bailar a un reconocido boliche de Quilmes Oeste. Poco después volvió a escapar, y lo re-recapturaron en José C. Paz durante un robo..

Pese a todos estos antecedentes, tras el juicio la Justicia determinó que si bien Alvarado era el autor material del crimen de Ceballos, debía ser puesto en libertad porque al momento del homicidio era menor de 18.

Por tal hecho, este año el Tribunal Oral 3 de Quilmes condenó a Cristian Medrano a 15 años de prisión, por considerarlo culpable de “homicidio simple doblemente agravado por su comisión con arma de fuego y por la participación de un menor de 18 años de edad en concurso real”.

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*