Crimen y represión en la Ribera: “La policía se nos ríe en la cara”

El pasado domingo, amigos y familiares de Ismael Chirizola  fueron reprimidos por la policía mientras se encontraban cortando la Autopista Buenos Aires – La Plata, reclamando justicia por el joven asesinado en la Ribera el pasado 12 de marzo.Tras los violentos hechos, en El Termómetro, dialogamos con Fernanda, la hermana del joven quien narró cómo se desencadenó el conflicto.

Según relató la mujer, el corte fue realizado por mujeres mientras los hombres esperaban al costado de la autopista a fin de evitar el enfrentamiento con las de seguridad, pero la medida no resultó como esperaban: “la policía vino directo a reprimir, no les importó si había mujeres con niños, nos dispararon por la espalda cuándo nos estábamos yendo. Tiraron con balas de goma y balas de plomo”, graficó.

Además Fernanda aseguró que los propios policías se burlaban de los manifestantes, y manifestó: “Nosotros queremos que se haga público porque pasaron 15 días y estamos como el primer día. No hay nada nuevo, siempre nos dicen lo mismo. Nos mienten y nos tratan como gente ignorante”. En esa línea la hermana de Ismael contó que los pocos avances que hay en la investigación se deben a “información que nosotros fuimos juntando en el barrio, porque la policía no está investigando. Nos dicen que nosotros tenemos que llevarles información a ellos” y agregó: “encima nos dicen que nosotros no los dejamos trabajar porque nos manifestamos todos los días, nos mienten en la cara”

Actualmente la fiscal que tiene a cargo la causa del asesinato, Jimena Santoro, se encuentra de vacaciones, mientras que desde la fiscalía les niegan la visualización de las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona. Este martes los familiares y el abogado de Ismael están citados a una audiencia, “Hasta que no tengamos una respuesta, nos vamos a seguir manifestando”, aseguró Fernanda.

Ismael fue asesinado de un disparo en el pecho el pasado 12 de marzo mientras se encontraba junto a su hermano, quien recibió dos disparos en la pierna, y otros amigos en la puerta de su casa en la calle 14 bis, en la Ribera quilmeña. Según testigos, los disparos fueron producidos por una mujer que iba en un Bora Negro, quién semanas atrás había sufrido un robo en la zona. “La policía nos dijo ayer que fue un ajuste de cuentas, pero que no fue contra mi hermano. Nos llama la atención que nos digan eso pero que no quieran investigar”, finalizó la mujer.

 

Sé el primero en comentar

Dejános un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*