Son Ustedes

(Por Christian Skrilec)

Son ustedes, y quiero escribirlo ahora antes que me arrepienta, antes que esos voceros que tienen, esos que le tiraron el prestigio a los cerdos creyendo que nunca nadie se va a dar cuenta, digan lo contrario. Son ustedes los responsables, para bien o para mal, con la honesta y egoísta expectativa personal de que sea para bien.

Son ustedes porque finalmente terminaron pareciéndose demasiado a lo que decían diferenciarse, y sus habilidades políticas son mucho más elocuentes que sus habilidades de gestión. Esas habilidades que les permitieron a ustedes romper a la oposición a extremos fragmentarios, dejándola sin discurso, y transformándola en soldado, aliado, auxiliar o funcional a Cristina, ese fantasma que ustedes agitan para justificar cualquier cosa.

Son ustedes porque no hay piquetes, ni organizaciones sociales, ni sindicales, ni políticas con la fuerza necesaria para mantenerse en pie frente al descrédito, la tormenta mediática y la imagen de las encuestas. Son ustedes los que vencieron a esa hegemonía gastada e ineficaz en la que se había convertido el “kirchnerismo” después de doce años de gobierno.

Son ustedes, porque aseguraron que habían recibido una “pesada herencia” que nunca se molestaron en detallar, ni explicar, ni darle el valor exacto a ese peso. Subestimaron a la ciudadanía, no quisieron asustarla, o la herencia era mucho más liviana de lo que ustedes decían. Son ustedes los que prefirieron dejar instalada la “pesada herencia” como carga simbólica más que como un hecho constatable.

Son ustedes, porque si de verdad existiese, como dice una de ustedes: “un golpe de los devaluadores”, ¿quiénes serían? ¿Los  sojeros a los que les quitaron las retenciones y nos devuelven el favor reteniendo la liquidación de la cosecha, las mineras a las que se les aflojó la presión impositiva y correspondieron con despidos, o las petroleras a las que se les liberó el precio de los combustibles?

Son ustedes los que llegaron con el aval de la abrumadora mayoría de los integrantes del mercado, de la patria financiera, de la patria contratista, de las entidades del campo, de los capitanes de la industria, de los grupos empresarios, en síntesis, del establishment económico. ¿Acaso no eran todos compañeros del mismo colegio?

Son ustedes porque ustedes decidieron salir del cepo en un solo movimiento mientras eran aplaudidos y felicitados por los especuladores, mientras economistas prestigiosos que después de treinta meses vuelven a las señales de cable recomendaban una salida escalonada. Son ustedes los que decidieron volver a endeudarnos a un ritmo inédito en un país que históricamente se endeudó a buen ritmo.

Son ustedes los que resolvieron darle el verdadero valor a los servicios, acción que era impostergable ante la fantasía del pasado, pero también son ustedes los que lo hacen sin mensurar los efectos dejando de lado la equidad y las circunstancias. Son ustedes los que le piden sacrificio a las provincias, a los municipios, exponiendo a gobernadores e intendentes propios, y sobre todo a la gente, pero no le reclaman  un solo sacrificio a las empresas que repartieron utilidades como nunca en lo que va del siglo, brindan un pésimo servicio, y siguen esquivando la responsabilidad de sus inversiones.

Son ustedes los que dijeron que bajar la inflación era fácil, y que durante el primera año, el año de la “adecuación”, el año del “sinceramiento”, la llevaron a un 46 por ciento, y que el segundo año de gobierno la bajaron a un 24 por ciento, el mismo nivel del 2015, no según el “nefasto” Indec del pasado, sino con los números de las consultoras privadas con las que ustedes medían en las épocas de la “injuria”, las mismas consultoras que hoy pronostican que esa inflación seguirá en alza.

Son ustedes los que después de haber ganado dos elecciones ponen en duda su continuidad en el poder a fuerza de desaciertos, porque son ustedes los que se olvidan que fueron votados por la mayoría con la esperanza de cambiar y de vivir un poco mejor.

Son ustedes, el PRO, CAMBIEMOS, los que con ayuda de dios y del FMI recientemente convocado, tal vez nos saquen de esta crisis. Mientras tanto, somos nosotros, los que otra vez, vamos a tener que atravesarla.

Gracias por leer.

 

*Publicado en la edición Nro. 887 del semanario “El Suburbano”.

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me sorprende Me entristece Me enoja

1 comentario en Son Ustedes

  1. Son ellos, la derecha.
    Son ellos, los que concentran la renta y socializan el ajuste en jóvenes, jubilados y la clase obrera.
    Son ellos, los especuladores, los lavadores de dinero, los evasores, la patria contratista y los CEOs del empresariado corrupto que se viene beneficiando parasitariamente con todos los gobiernos burgueses desde la última dictadura hasta el gobierno de Cristina, inclusive.
    Son ellos, los sospechosos de siempre.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*